Fundación Hospital San José
kathy Lunes 3 de Enero del año 2011 / 17:18

Tribunal: Corte de Apelaciones de Puerto Montt
 
Fecha: 29-nov-2010
 

1.- Corresponde rechazar el recurso de apelación deducido por los familiares de quien falleció en una intervención quirúrgica, toda vez que para que sean procedentes las normas que se esgrimen por el actor, a saber artículos 2314 y siguientes del Código Civil, es necesario probar en juicio si la intervención del médico fue culpable o negligente y si dicha actuación es causa de la lamentable muerte, ocurrida luego de un año y nueve meses después de la primera así como el actor debió acreditar si la clínica actúo con negligencia en la supervisión de la intervención médica del demandado todo lo que no aconteció.

2.- El actor debió acreditar si la Clínica donde fue operado el causante, actúo con negligencia en la supervisión de la intervención médica del doctor demandado, sin embargo éste no rindió prueba suficiente a fin de acreditar una actuación negligente, con dolo o culpa, faltando un requisito esencial para que concurra la responsabilidad extracontractual, no siendo necesario el análisis del nexo causal o del daño, aún cuando el demandante igualmente no rindió prueba al respecto, por lo que no es posible acoger su pretensión.

FALLO

Puerto Montt, 29 de noviembre de 2010.-

VISTOS:

Que, ha subido para el conocimiento de este Tribunal causa Rol de esta Corte N ° xxxx, rol N° xxxx, del Primer Juzgado Civil de la ciudad de Puerto Varas, en apelación interpuesta por el abogado don xxxx, en representación del demandante, y en adhesión interpuesta por el abogado don xxxx, en representación del demandado Fundación Hospital San José, ambos en contra de sentencia definitiva dictada por el Juzgado Civil de la ciudad de Puerto Varas, con fecha 22 de marzo del año 2010 y que consta de fojas 333 a fojas 371 y que en lo resolutivo señala:

l.- Que se rechaza la demanda interpuesta por doña xxxx, en representación de doña xxxxx, don xxxxx y doña xxxx, en contra de don xxxx y de la Clínica Alemana de Puerto Varas y/o Fundación Hospital San José de Puerto Varas, en Lo Principal de fojas 10.

Il.- Que cada parte pagará sus costas.

Y SE TIENE ADEMÁS PRESENTE:

RESPECTO DE APELACIÓN INTERPUESTA POR DON xxxx, EN REPRESENTACION DE LOS DEMANDANTES:

PRIMERO: Que, el recurso de apelación interpuesto por don xxxxx, abogado, en representación de los demandantes, se fundamenta en que el fallo recurrido incurre en un error contenido en el Considerando Doce, al establecer que es de cargo de los demandantes probar que las conductas desplegadas por los demandados lo fueron con dolo o culpa y que las mismas les causaron un daño, en el Considerando Trece, al estimar que no existirían conductas dolosas o culposas; y en el Catorce, al resolver que no existiría un nexo causal entre las conductas de los demandados y los daños invocados. Agrega que el fallo se ciñe a la doctrina tradicional sobre responsabilidad extracontractual, donde los demandados son un médico y una clínica y los demandantes son los deudos de una persona trágicamente fallecida a consecuencia de la mala praxis del primero y de la falta de cuidado de la segunda en una operación médica de rutina.

Que respecto a la responsabilidad que afecta al facultativo, argumenta que a los facultativos los artículos 490 y 492 los hace responsables de negligencia culpable. Continua señalando que en la jurisprudencia nacional se encuentra consolidado el principio de que a los facultativos le es exigible, desde el punto de vista objetivo, el cumplimiento de la Lex Artis ad hoc. La normativización de la culpa supone, una objetivización del nivel mínimo de conducta esperable del médico que está en condiciones personales de actuar en un momento determinado. Agrega, que si se entiende por la mala praxis la actuación no conforme a la lex artis, y siguiendo la jurisprudencia del máximo tribunal, lo hace sinónimo de negligencia culpable, y esta resulta suficiente cuando el facultativo no se ajusta a los procedimientos médicos aceptados. Por lo demás está obligado a actualizar sus conocimientos y capacidades en el caso particular, para no actuar de manera imprudente o negligente, así nos encontramos ante un caso de responsabilidad objetiva, en que no cabe probar si las conductas desplegadas por el médico lo fueron con dolo o culpa, lo que si exigió el tribunal recurrido, viciando la sentencia objeto del recurso. Afirma, entonces, que no cabe al afectado probar ni la culpa ni la relación causal y sólo debe acreditar la existencia de un perjuicio. Afirma que el principio de la responsabilidad objetiva se encuentra en los dispuesto en el artículo 2329
del Código Civil, de lo contrario sería una repetición de lo dispuesto en el artículo 2314 , atendido a que el claro tenor de la primera no se refiere a todo daño sino a un daño que pueda imputare a malicia o negligencia, esto es el verbo poder da cuenta de algo posible y no de algo que deba ser completamente cierto.

En cuanto a la responsabilidad que afecta a la clínica, ha de entenderse no ya del médico directamente responsable del daño, sino de la empresa hospitalaria en la que se produjo el daño. Afirma que al respecto, puede configurarse una responsabilidad contractual si el paciente contrató directamente con la clínica u hospital, pero lo usual, como en el caso sub litis, es el tratamiento de esta responsabilidad en sede extracontractual. Señala que al igual que lo que ocurre con los facultativos en lo que se refiere a la responsabilidad de los hospitales es posible advertir una tendencia comparada a la objetivación de su responsabilidad, en dos sentidos, una por la responsabilidad del hecho ajeno, y por otra, en materia de responsabilidad del estado por las deficiencias de los servicios de salud, algunos fallos han establecido una abierta objetivación. Señala que muchas sentencias, una vez probada la culpa del dependiente no permiten liberarse o eximirse de responsabilidad al hospital demandado, sin otorgar eficacia a la prueba rendida por éste en orden a acreditar la diligencia en la elección o acreditar diligencia en la vigilancia del empleado. Que a su respecto se trata de una responsabilidad solidaria entre el hospital y el dependiente. Incluso la responsabilidad del hospital es directa y el paciente puede dirigirse directamente al hospital no estando obligado a demandar al facultativo. Este mecanismo de objetivación se ha fundamentado en el artículo 23
y 17 del Código Civil, en cuanto hacer solidariamente responsable al médico negligente y al hospital dentro del cual presta sus servicios.

En cuanto a los perjuicios sufridos por sus representados fundado en el daño moral, la cónyuge y los hijos de la víctima no necesitan acreditar el dolor o angustia por la pérdida sino el parentesco hace presumir el dolor, que asimismo el principio de la normalidad es común que la cónyuge e hijos sufran, el peso de la prueba recae sobre el parte que hace valer lo anormal.

En su conclusión, sostiene que la sentencia se ha dictado ajustándose a la doctrina tradicional de la responsabilidad extracontractual, ignorándose la doctrina moderna y jurisprudencia reciente, en perjuicio de sus representados termina señalando que la sentencia sea dejada sin efecto y se acoja la demanda en todas sus partes, con condena en costas.

SEGUNDO: Que, consta en autos que la demanda se fundamenta en la responsabilidad extracontractual que le habría cabido en la muerte de xxxxx, a los demandados, médico xxxxx y Fundación Hospital San José, con ocasión de su intervención quirúrgica, como médico el primero y como centro hospitalario, el segundo. Que, tal responsabilidad el demandante lo fundamenta en las normas del artículo 2314 y siguientes del Código Civil. Que, en cuanto a los hechos, resultó acreditado que el señor Llancapani Vargas fue sometido a una intervención quirúrgica de colecistectomía por vía laparoscópica, con fecha 31 de marzo del año 2004, por el médico xxxx, junto a otros profesionales, en la Cínica Alemana de Puerto Varas, dependiente de Fundación Hospital San José, siendo dado de alta y trasladado al Hospital de Puerto Montt el 8 de abril del 2004. Más tarde con fecha 1 de agosto del 2004 ingresa al Hospital Naval de Viña del Mar, falleciendo Llancapani Vargas con fecha 20 de diciembre del año 2005, siendo las causas de su deceso según diagnóstico, falla orgánica múltiple y sepsis de origen biliar complicada, debido a fístula biliar secundaria a cirugía, fístula intestinal, derrame pleural hemopurulento operado, y desnutrición. Igualmente se encuentra acreditado en autos que en dichos centros hospitalarios xxxx fue sometido a diversos tratamientos médicos e intervenciones quirúrgicas.

TERCERO: Que, efectivamente, y tal como lo consigna el fallo recurrido, para que sean procedentes las normas que se esgrimen por el actor para fundamentar la responsabilidad extracontractual de los demandados es necesario probar en juicio con las probanzas que permite la ley, carga de la prueba que es del actor, si la intervención del médico xxxx fue culpable o negligente y si dicha actuación es causa de la lamentable muerte del señor xxxxx, ocurrida luego de un año y nueve meses después de la primera. Igualmente, el actor debió acreditar si la Clínica Alemana de Puerto Varas y/o Fundación Hospital San José, actúo con negligencia en la supervisión de la intervención médica del demandado Raiman
La Manna. Que, resulta manifiesto en autos que el actor no rindió prueba suficiente a fin de acreditar una actuación negligente, con dolo o culpa, de los demandados, faltando un requisito esencial para que concurra la responsabilidad extracontractual demandada, no siendo necesario el análisis del nexo causal o del daño, aún cuando el demandante igualmente no rindió prueba al respecto, por lo que no es posible acoger su pretensión.

CUARTO: Que la prueba confesional obtenida por el actor del médico xxxx en segunda instancia, no altera las conclusiones arribadas precedentemente, toda vez que el profesional explica y justifica su intervención profesional en la cirugía a Llancapani Vargas.

QUINTO: Que, la prueba documental acompañada por el actor en segunda instancia, igualmente no aporta antecedentes para acreditar lo señalado precedentemente, siendo además objetados por la contraria por no emanar de las partes de este juicio, no siendo ratificados por sus titulares y además, por ser simples fotocopias, objeción que se rechazará atendido a que la misma no se fundamenta en causa legal alguna.

RESPECTO DE ADEHESION A LA APELACIÓN INTERPUESTA POR DON xxxxx, EN REPRESENTACION DE LA DEMANDADA FUNDACION HOSPITAL SAN JOSE:

SEXTO: Que, el recurrente de adhesión a la apelación

Funda su recurso que el demandante no fue condenado en costas a pesar de haber sido totalmente vencido, debiendo de acuerdo al artículo 144
del Código de Procedimiento Civil ser especialmente condenado en costas, por lo que solicita se confirme la sentencia de primera instancia, con declaración de condena en costa al demandante.

SEPTIMO: Que, en cuanto al recurso de apelación de la parte demandada Hospital Fundación San José, en orden a que se condene en costas a la parte demandante por no haber obtenido en juicio, esta petición no se acogerá por estimar estos sentenciadores haber tenido el actor motivos plausibles para litigar.

Por estas consideraciones y vistos lo dispuesto en los artículos 159
y siguientes del Código de Procedimiento Civil, artículos 1.698 , 2.314 , 2.317 , 2.320 2.329 siguientes del Código Civil, se rechaza recurso de apelación interpuesto por a parte demandante a fojas 374, representada por el abogado don xxxx y se rechaza recurso de apelación interpuesto por la parte demandada a fojas 386, Fundación Hospital San José, representada por el abogado don Carlos Labarca Quiroz, y se declara:

1.- Que se confirma la sentencia definitiva apelada de fecha veintidós de marzo del año dos mil diez, escrita a fojas 333 a fojas 371 de estos autos, en todas sus partes.

2.- Se rechaza la objeción de documentos formulada en segunda instancia a fojas 395, sin costas.

3.- Que no se condena en costas a los recurrentes por haber tendido motivos plausibles para alzarse.

Regístrese, notifíquese y devuélvase oportunamente.

Redactó don Juan Silva Caileo, abogado integrante.

Pronunciada por los Ministros Titulares doña Teresa Mora Torres y don Hernán Crisosto y abogado integrante don Juan Silva Caileo.


kathy

Participar en el Foro
 1..1 de 1 Opiniones

  1. sandra » sandram1hotmail.cl13:09 Horas, 15/3/2011


    Que significa esto "Que no se condena en costas a los recurrentes por haber tendido motivos plausibles para alzarse".


Página [1]
SEO Posicionamiento Web ChileHosting Chilerie.cl