Sociedad Fotográfica Salas Ltda.
DESPIDO JUSTIFICADO , CASO FORTUITO O FUERZA MAYOR
TrabajoJurisprudenciaChileRegión del MauleTalca
kathy Martes 28 de Diciembre del año 2010 / 16:39

Tribunal: Corte de Apelaciones de Talca
 
Fecha: 18-oct-2010

Los efectos del terremoto del 27 de febrero de 2010, en la destrucción de la fuente laboral de los actores, constituyen caso fortuito o fuerza mayor de acuerdo a la definición del artículo 45 del Código Civil

1.- Corresponde acoger el recurso de nulidad interpuesto por la parte demandada en contra de la sentencia que acogió la solicitud de despido injustificado deducida por los actores. Ello por cuanto es necesario alterar la calificación jurídica de los hechos y determinar que la destrucción total del local, en el cual los demandantes ejercían sus labores, constituye un ejemplo de caso fortuito o fuerza mayor, lo que hace finalizar el contrato de trabajo por la causal del artículo 159 N° 6 del Código del Trabajo.

2.- La ajenidad está relacionada con la ausencia total de reprochabilidad al empleador, en orden a que éste no tuvo ninguna incidencia en la ocurrencia de los acontecimientos del cual derivaron los daños con que resultó el recinto donde funcionaba la empresa, siendo un hecho público y notorio la magnitud de megaterremoto que alcanzó el movimiento telúrico de 8,8 grados Ritchter que acaeció en la madrugada del 27 de febrero de 2010, al que le sucedió un tsunami horas después. Tal evento natural, tuvo el carácter de imprevisible, tal hecho fue del todo irresistible para el empleador, al estar ubicado el lugar donde se prestaban los servicios en una de las ciudades más desvastadas por dicho evento.

FALLO

Talca, 18 de octubre de 2010.-

VISTO:

PRIMERO: Que el abogado xxxxx en representación de la demandada, en juicio sobre despido Injustificado caratulados "xxxx y otro con Sociedad Fotográfica Salas Limitada", RIT xxxx, viene en deducir recurso de nulidad en contra de la sentencia definitiva dictada el 27 de agosto último, por haber sido dictada con infracción de ley que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo; siendo asimismo necesaria la alteración de la calificación jurídica que ha otorgado el sentenciador a los hechos, solicitando que esta Corte de Apelaciones invalide la sentencia recurrida, y dictando sentencia de reemplazo, en donde se rechace en definitiva la demanda deducida en autos, causales que deduce en forma conjunta.

Hace presente que se ha demandado por los actores la declaración de despido injustificado, como trabajadores de un local de

laboratorio fotográfico en la ciudad de Constitución de su representada. Su demanda la han basado, principalmente en que el local en donde prestaban sus servicios no había sufrido daño alguno con el terremoto de 27 de Febrero pasado, sosteniendo que su representada tiene otros locales, que siguen funcionando a pesar de la ocurrencia del terremoto. Agrega que el despido se ha hecho invocando la causal del artículo 159
N°6 del Código del Trabajo, basado en la destrucción del local comercial donde cumplían funciones los actores, por causa del terremoto.

Agrega que conforme al mérito de la propia sentencia recurrida, se ha establecido que su representada tenía dos locales de laboratorio fotográfico, uno en Parral, en donde laboran cuatro trabajadores y otro en Constitución, en donde lo hacían dos; que el local de Parral, si bien sufrió daño (estuvo cerrado un mes), ha seguido funcionado, y que el local de Constitución, que no tenía daño según los actores, resultó completamente destruido. Asimismo, la prueba rendida acredita que los trabajadores que demandan vivían en el mismo local destruido de Constitución. Dice que el Tribunal ha sostenido en el único considerando resolutivo (13°), que el vínculo laboral es perpetuo y en la apreciación de hechos de la causa, ha dado por establecida la inconcurrencia del requisito de la

imposibilidad absoluta para la continuación del vínculo laboral, estimando no probada la justificación del despido. También ha ido más allá, sosteniendo, que aquí debió haberse aplicado la causal de necesidades de la empresa.

Invoca la causal genérica del artículo 477
del Código del Trabajo y la infracción de los artículos 12 , 159, 160 y 161 y 170 del Código del Trabajo.

Fundamentándolo, señala que el fallo recurrido infringe las normas referidas y comete un error jurídico al considerar que el contrato de trabajo es perpetuo. (Reseña el considerando décimo tercero), puesto que razonar de esa manera significa la imposibilidad de poner término al contrato y echa por tierra las normas de terminación del contrato de trabajo y sus distinciones en el código del trabajo, toda vez que con esta doctrina, la terminación del contrato será siempre de responsabilidad del empleador.-

Añade diciendo que en nuestra legislación los contratos son o de duración determinada (a plazo, o por obra o servicio) o bien indefinidos, lo que no significa "contrato perpetuo" pues el contrato indefinido conlleva siempre la facultad de ponerle término conforme a la ley, afirmar que el vínculo es perpetuo es infringir los artículos 159, 160 y 161 y 170 que consagran la facultad del empleador e incluso del trabajador de poner término al contrato cuando concurran causas legales. Infringe igualmente el artículo 1545
del CC que faculta a las partes para Invalidar" todo contrato sea por su consentimiento mutuo o por causas legales. Además, sostiene que dicho considerando es contradictorio, pues señala que el empleador debe perpetuar el vínculo laboral, para -acto seguido- señalar que esto no constituye una obligación legal para él, donde el principio de la estabilidad laboral ha sido mal entendido por el sentenciador, este es relativo y no perpetuo, es temporal y no eterno.

Asimismo expresa que se viola el artículo 12
del Código del Trabajo desde el momento en que se ignora su existencia y se desconoce que este empleador estaba impedido legalmente de trasladar a los trabajadores, no se puede variar la ciudad en que los trabajadores prestan sus servicios, de suerte que tampoco se podía haber cumplido con la exigencia que el fallo hace.

También se invoca la causal de nulidad del artículo 478
c) del Código del Trabajo que dispone la procedencia del Recurso de Nulidad cuando "sea necesaria la alteración de la calificación jurídica de los hechos, sin modificar las conclusiones fácticas del Tribunal inferior. Al efecto, expone que se acreditó en el proceso, todos y cada uno de los elementos que la doctrina unánimemente ha señalado se deben dar por establecidos para declarar terminado el contrato de trabajo por caso fortuito.

Sostiene que no existe en el Código del Trabajo una definición de lo que debe entenderse por caso fortuito, de ahí que se deba recurrir a las normas del Código Civil, y también a la doctrina de la Dirección del Trabajo.- Sobre este punto dice que a Dirección del Trabajo ha establecido su doctrina mediante el dictamen 1412 021, emitido a consecuencia del terremoto de 27 de Febrero pasado, el cual en lo medular sostiene que para la aplicación del caso fortuito deben observarse las siguientes reglas:

Que los daños ocurridos en las instalaciones de la empresa se deban causalmente a la ocurrencia del terremoto, la inimputabilidad del empleador; que el terremoto sea imprevisible y que sus efectos sean irresistibles. A su vez, desde el punto de vista civil el caso fortuito o fuerza mayor aparece constituye un modo de extinguir las obligaciones, es también una causal de exclusión de responsabilidad y además fija un límite a la responsabilidad del deudor exonerándolo de la obligación de indemnizar los perjuicios.

Agrega que en la especie supone un hecho imprevisto que es ajeno a la voluntad del deudor, como evidentemente son los daños provocados por un terremoto y que una vez que ocurre sus efectos resultan insuperables e irresistibles aún con la diligencia que le es exigible al deudor. Por otro lado se exige, conforme al artículo 1547 del Código Civil que el caso fortuito no sobrevenga por culpa del deudor, es decir, que el propio deudor no haya sido el causante del hecho que provoca el incumplimiento. Pero sin duda el requisito fundamental del caso fortuito para la presente controversia estriba en la irresistibilidad del hecho, condición que para el profesor xxxx que para el deudor (en este caso el empleador obligado a proporcionar el trabajo convenido en el contrato) resulte imposible evitar el hecho tanto en su constitución como en sus efectos, de modo que ni él ni ninguna persona que se coloque en la misma situación podría impedir el incumplimiento. Este último requisito normativo ha sido precisado, por la doctrina laboral, en el sentido que debe significar la nula posibilidad de mantener el puesto de trabajo de los dependientes y por ende, de cumplir una de las principales obligaciones contractuales de la parte patronal, resultando inviable la mantención del vínculo con los trabajadores, condición que debe analizarse tomando en cuenta las circunstancias especiales de cada empresa y de cada trabajador.-

Aduce que en el caso de autos, el Tribunal le dio una calificación jurídica errada a la prueba rendida e incorporada en la audiencia que permitió dar por acreditado que mi representada se trata de una empresa pequeña, con un total de 6 trabajadores en 2 locales, uno en Parral y otro en Constitución, que el local de Constitución resultó totalmente destruido ( a diferencia de lo afirmado por los actores) y que el de Parral tuvo daños, y continuó funcionando después de un mes, que los 4 trabajadores de Parral mantuvieron su fuente laboral ( a pesar de haber estado cerrado el local), que es una sociedad familiar que sólo tiene este giro y esos 2 locales, que en esta sociedad familiar trabajaba una de sus socias ( la testigo Sandra Encina Beroiza, hermana de la actora).- Asimismo los testigos han señalado que las ventas decayeron en un porcentaje importante en el local que pudo funcionar, que era imposible recibir más gente trabajando allí, que ni siquiera tenían espacio para ello, además las testigos señalan que las maquinas de revelado de fotos sufrieron daños y que eso implica ahora enviar a revelar a Linares.- Las 2 testigos de esta parte coinciden en que no era posible tener más trabajadores en el local, que incluso en invierno se pensaba en reducir una persona. Indica que la prueba documental aportada y referida en la sentencia, acreditó la destrucción del local de Constitución y los daños del local de Parral, que se declaró fortuita la pérdida de boletas por parte del Servicio de Impuestos Internos, que se aceptó la devolución de la patente comercial y que el Servicio de Impuestos Internos declaró cerrada la sucursal de la empresa (la única). A su vez expone que los testigos de la actora coinciden en la destrucción del local del Constitución y de los daños en el de Parral; en la confesional, ambos actores reconocen que vivían en el local comercial que resultó destruido en Constitución.

Afirma que dieron cumplimiento a cada uno de los elementos que la doctrina y la ley, exigen que deben cumplirse para poder aplicar la causal de caso fortuito, no obstante el Tribunal, sin razón alguna y desoyendo el mandato legal no lo consideró y dio lugar a la demanda. Señala que es un principio general de derecho, al cual no escapa el proceso laboral, que toda sentencia debe fundarse en el mérito del proceso, lo que aquí no ocurrió, toda vez que el Tribunal sostiene, que el empleador debe perpetuar el vínculo laboral, y que si bien ello no es obligatorio, igual debe hacerlo, lo que por cierto no es coherente ni entendible. Tampoco es coherente que el Tribunal estime que debió haberse invocado la causal de necesidades de la empresa, si al final en el fallo estima que esta

empresa no sufrió complicaciones que le impidieran mantener el vínculo laboral, de tal manera, aún cuando la causal hubiese sido la propuesta por el Juez, al final igual se hubiera condenado a su representada con los mismos fundamentos. Aduce que la prueba rendida arroja una conclusión jurídica diametralmente opuesta a la que arribó el Juez a quo, toda vez que la imposibilidad no sólo es absoluta sino que también manifiesta. En efecto, está claro que esta no es una gran empresa con varias sucursales en el país, se trata de una sociedad familiar que vive el día a día, tanto es así, que los dueños son familiares de los demandantes; pequeña sociedad que sufrió una gran pérdida

patrimonial, puesto que el único local de su propiedad resultó destruido, es decir perdió su único gran patrimonio, toda vez que se ha acreditado que por el local de Parral se paga arriendo, asimismo se probó que no había seguros comprometidos sobre el inmueble por ser éste de adobe. Dicha empresa perdió, en estadística, la mitad de sus locales, tenía 2 y perdió uno, de tal manera que no podía tampoco seguir otorgando trabajo a quienes lo hacían en Constitución, pues las condiciones no se daban

Dice que la exigencia del fallo recurrido, es una sentencia de quiebra para esta empresa y para cualquier otra tan pequeña como esta. y no es necesario ser economista para entenderlo, llevará a la quiebra a la empresa, pues el efecto claro del terremoto (acreditado además en la causa) ha sido la fuerte baja en las ventas (sobre todo en el giro de revelado de fotos y venta de regalos de la demandada) y por cierto que ello hará imposible la mantención del vínculo laboral en el corto tiempo. Hace presente que los principios protectores del derecho laboral, no se pueden entender en el sentido de depredar la empresa que es la creadora de fuentes laborales, no puede ser que el empresario esté destinado a la quiebra para mantener el vínculo luego de un terremoto, y tampoco resulta razonable que todos los trabajadores arriesguen su fuente de trabajo, que es lo que en definitiva

persigue el fallo; el principio de estabilidad laboral, que el fallo dice cautelar, es en definitiva puesto en peligro, pues al entender de esa manera el caso fortuito, los otros trabajadores que quedan en la sucursal no destruida arriesgan también su fuente laboral. La exigencia de mantención del vínculo laboral importaba también poner a la empresa en una situación de infracción laboral, pues, como se probó, en la sucursal de Parral, en un espacio reducido trabajaban 4 personas, una en las máquinas de revelado de fotos y las otras 3 en mesón, atendiendo, ello hace físicamente imposible colocar a 2 personas más, y redunda también en que no se estaría otorgando el trabajo convenido en el contrato, y

provocando el incumplimiento grave de las obligaciones del empleador. Por último olvida también el fallo recurrido la norma del artículo 12 del Código del Trabajo que prohíbe a este empleador cambiar ciudad a los trabajadores, de tal manera, la exigencia de mantención del vínculo sigue siendo imposible de cumplir, pues no se les podía haber trasladado de ciudad.

Señala que para la primera infracción denunciada la influencia en lo dispositivo del fallo estriba en que el tribunal resuelve que no obstante los hechos acreditados, la empresa estaba obligada a mantener el vínculo a perpetuidad.- La influencia que han tenido en lo dispositivo del fallo el segundo error denunciado es clara y precisa y ésta consiste en que ha determinado, el Tribunal a quo, acoger una demanda por despido injustificado que debió ser rechazada en todas sus partes, por cuanto se cumplen los requisitos legales para ello. Sin variar un ápice las conclusiones fácticas del Tribunal inferior, procede, por los mismo hechos, rechazar la demanda, por ende procede hacer una calificación jurídica distinta de la que ha hecho el Tribunal da la causa. Habiéndose acreditado que se destruyó la única sucursal de la empresa, que la otra también sufrió daños, que sólo hay 6 trabajadores en la empresa, que los actores vivían en el local destruido y no se les podía cambiar de ciudad, que el único local que era de propiedad de la empresa fue el destruido, que éste no tenía seguros, y que las ventas del otro local disminuyeron, la decisión está determinada en la ley, el Tribunal debe declarar justificado el despido

Concluye pidiendo que se tenga tener por interpuesto Recurso de Nulidad en contra de la sentencia definitiva del Tribunal A Quo, por las causales de los artículos 477
y 478 c) del Código del Trabajo conjuntamente a fin de que esta Corte de Apelaciones invalide la sentencia recurrida; y dicte sentencia de reemplazo en que haciendo la correcta calificación jurídica de los hechos de la causa, rechace la demanda por despido injustificado.

Segundo: Que en relación a la primera causal de nulidad invocada, cabe señalar que el artículo 477 del Código del Trabajo hace procedente el recurso de nulidad, cuando en la tramitación del procedimiento o en la dictación de la sentencia se hubieren infringido sustancialmente derechos o garantías constitucionales, o aquella se hubiere dictado con infracción de la ley, que hubiere influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo.

Del tenor del recurso planteado se divisa claramente que el aspecto atacado sólo dice relación con la infracción de ley al sostener que la sentencia en cuestión vulneró los artículos 12, 159, 160, 161 y 170 del Código del Trabajo.

Tercero: Que el recurrente afirma que el juez a quo infringió los artículos 159, 160, 161 y 170 del código del ramo por el hecho de estimar en el considerando 13° que el vínculo laboral tiene el carácter de perpetuo, apreciación que esta Corte no comparte, habida consideración que en el contexto en que dicha expresión se utilizó por el juez de la instancia sólo pudo dársele el significado de que el empleador demandado habría podido adoptar lo conveniente para que la relación laboral que tenía con el demandante se mantuviere en el tiempo indefinidamente.

Cuarto: Que en lo tocante a que el la referida sentencia también habría infringido el artículo 12 del Código del Trabajo, al ignorar que al empleador le estaba vedado trasladar a sus trabajadores de una ciudad a otra, esto es, desde la ciudad de Constitución a Parral, tampoco importa incurrir en el vicio de nulidad aludido, en atención a que la disposición legal citada, si bien limita la facultad que tiene el empleador de alterar el sitio o recinto en que debe prestarse los servicios cuando ellos no queden dentro del mismo lugar o ciudad, nada impide que con la aquiescencia de las partes dicho traslado sea procedente.

Quinto: Que atento a lo antes reflexionado la sentencia objeto del presente recurso no ha incurrido en la causal de nulidad invocada por el demandado, relativa a la infracción de ley contenida en el artículo 477 del Código del Trabajo.

Sexto: Que en lo concerniente a la causal de nulidad prevista en el artículo 478 letra c) del mismo cuerpo legal citado, que al efecto señala que la sentencia puede ser anulada cuando sea necesaria la alteración de la calificación jurídica de los hechos, sin modificar las conclusiones fácticas del tribunal, es importante hacer notar que de los hechos dados por establecidos en el fundamento décimosegundo se infiere meridianamente que los demandantes prestaban servicios en un local comercial en pleno centro de la ciudad de Constitución (calle Freire N° 769), el que fue demolido por orden de la Municipalidad de esa comuna debido a los serios daños que sufrió con ocasión del terremoto del 27 de febrero del año en curso.

Los hechos descritos constituyen un caso fortuito conforme lo prevenido en el artículo 159
N° 6 del Código del Trabajo, en atención a que a su respecto concurren los requisitos que le son afines, esto es, la ajenidad, imprevisibilidad e irresistibilidad de los sucesos acaecidos el 27 de febrero del año en curso. .

Cabe recordar que la ajenidad está relacionada con la ausencia total de reprochabilidad del empleador, en orden a que éste no tuvo ninguna incidencia en la ocurrencia de los acontecimientos del cual derivaron los daños con que resultó el recinto donde funcionaba la empresa, siendo un hecho público y notorio la magnitud de megaterremoto que alcanzó el movimiento telúrico de 8,8 grados Ritchter que acaeció en la madrugada del 27 de febrero de 2010, al que le sucedió un tsunami horas después.

Del mismo modo, tal evento natural, tuvo el carácter de imprevisible y, además, por la cantidad de energía liberada con su ocurrencia, tal hecho fue del todo irresistible para el empleador, al estar ubicado el lugar donde se prestaban los servicios en una de las ciudades más desvastadas por dicho evento.

Séptimo: Que los hechos reseñados concuerdan con la causal objetiva de terminación del contrato de trabajo contemplada en el artículo 159 Nº del Código del Trabajo, en orden a que se ha configurado en la especie el caso fortuito a que se refiere la precitada norma legal, toda vez que tales sucesos impidieron absolutamente al empleador continuar desarrollando su actividad comercial y, al mismo tiempo, mantener el vínculo contractual con el demandante, por lo que se hace necesario alterar la calificación jurídica de los hechos efectuada por el tribunal a quo y con ello, acceder a lo impetrado por el recurrente en orden a proceder a la anulación de la sentencia de 27 de agosto último dictada por el Juzgado de Letras en Lo Laboral de Constitución por configurarse la causal de nulidad del artículo 478 letra c) del código mencionado.

Por estas consideracio nes y de conformidad a lo dispuesto, además, a en los artículos 479
y 480 del Código del Trabajo, SE ACOGE el recurso de nulidad impetrado por el abogado Vladimir Lozano Donaire en contra de la sentencia definitiva de 27 de agosto último dictada por el Juzgado de Letras en Lo Laboral de Constitución, por la causal del artículo 478 letra c) del cuerpo de leyes indicado.

Regístrese y en su oportunidad, devuélvase con sus agregados.- LABORAL

Díctese a continuación sentencia de reemplazo.-

Redacción del Fiscal Judicial don Moisés Muñoz Concha.-

SENTENCIA DE REEMPLAZO:

Talca, 18 de octubre de 2010.-

VISTO:

Para los efectos de la presente sentencia de reemplazo se reproducen los considerandos primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo y duodécimo del fallo anulado, los cuales se tienen como parte integrante de esta sentencia.

Y SE TIENE, ADEMAS, EN CONSIDERACION:

Primero: Que los hechos establecidos en los numerales 1) y 2) del reproducido fundamento duodécimo, que se aprecian conforme a las reglas de la sana crítica, son constitutivos de la causal objetiva de caso fortuito prevista en el artículo 159 N° 6 del Código del Trabajo, en atención que a su respecto concurren todos los presupuestos que le son comunes, esto es, la ajenidad, imprevisibilidad e irresistibilidad de los sucesos acaecidos el 27 de febrero del año en curso. .

A este respecto, es útil consignar que la ajenidad dice relación con la ausencia total de reprochabilidad del empleador, en orden a que éste no tuvo ninguna incidencia, ni directa o indirecta con el suceso que provocó los daños con que resultó el recinto donde funcionaba la empresa, siendo un hecho público y notorio la magnitud de megaterremoto que alcanzó el movimiento telúrico que acaeció en la madrugada del 27 de febrero de 2010, al que le sucedió un tsunami horas después. Del mismo modo tal evento natural tuvo el carácter de imprevisible y, además, por la cantidad de energía liberada con su ocurrencia, tal hecho fue del todo irresistible para cualquier persona, más aún por la circunstancia de estar ubicado el lugar donde se prestaban los servicios en una de las ciudades más azotadas por dicho evento natural, situación que impidió absolutamente al empleador continuar desarrollando su actividad comercial y, por consiguiente, mantener el vínculo contractual con el demandante.

Segundo: Que así las cosas, no cabe más que concluir que la terminación de los servicios prestados por los demandantes xxxx y xxxx se debió a una causa legal y por ende, se debe estimar ajustado a derecho tal despido, de manera que la demanda interpuesta sobre el particular debe necesariamente rechazarse.

Tercero: Que lo anteriormente razonado no se altera por la circunstancia de que el empleador demandado tenga un segundo local comercial, toda vez que este último se haya ubicado en otra ciudad y que también sufrió los embates del terremoto. Concluir de manera distinta significaría imponer al empleador una carga exagerada que, racional y legalmente, no está obligado a soportar, teniendo presente para ello que la parte patronal en situaciones como éstas, también tiene la calidad de víctima, al verse de manera repentina afectado significativamente en su patrimonio.

Por estos razonamientos y de conformidad a lo dispuesto en los artículos 456
, 458 y 459 del Código del Trabajo, SE RECHAZA, en todas sus partes, la demanda interpuesta por xxxxx y xxxx, sin costas, por haber tenido motivos plausibles para litigar.-

Regístrese y devuélvase.-

- REFORMA LABORAL

Redacción del Fiscal Judicial don Moisés Muñoz Concha.-


kathy

Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting Chilerie.cl