jurisprudencia PROCEDIMIENTO DE TUTELA LABORAL
INDEMNIDAD despido por reclamo de trabajador en inspeccion del trabajo
TrabajoJurisprudenciaChileRegión Metropolitana
kathy Jueves 16 de Diciembre del año 2010 / 5:13

Tribunal: Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago
 
Fecha: 1-sep-2010
 

 Se acoge la denuncia de vulneración de la garantía de indemnidad, por el despido en represalia al reclamo efectuado por el trabajador ante la Inspección del Trabajo.
 

1.- Corresponde acoger la denuncia de vulneración de la garantía de indemnidad, del trabajador denunciante, puesto que está fehacientemente acreditado que el despido de que fue objeto, se realizó en represalia a los reclamos efectuados por el trabajador ante la Inspección del Trabajo, la que concurrió y multó al empleador.

2.- La garantía de indemnidad, se trata de un derecho fundamental no expresamente previsto por el texto constitucional, aunque fundado en un derecho constitucional, el de tutela judicial efectiva, y protegido por la acción de tutela del nuevo procedimiento como aquel derecho a no ser objeto de represalias, en el ámbito laboral, por el ejercicio de acciones administrativas o judiciales. La garantía de indemnidad veda al empleador la posibilidad de ocasionar daño por el simple hecho de formular el trabajador una reclamación de derechos, pudiendo revestir los mecanismos de represalia empresarial distintas modalidades, como lo son, entre otras, el despido. Resulta entonces fundamental, la incorporación de un derecho fundamental de esta índole, para de esa forma asegurar la protección de un trabajador que se ve enfrentado a la situación de tener que denunciar a su empleador, por sus reiterados incumplimientos contractuales.

FALLO

Santiago, 01 de septiembre de 2010.-

VISTOS, OÍDOS Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que ha comparecido a este Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, en causa RIT xxxx, el demandante don xxxxx, mueblista, domiciliado en Pasaje Isla Nueva Nºxxx, Pudahuel, Santiago, quien interpone demanda en juicio de tutela laboral de derechos fundamentales, en contra de su ex-empleador la xxxxx, representada legalmente por don xxxxxx, ambos domiciliados en calle Padre Tadeo Nº xxxx, Quinta Normal, Santiago, solicitando sea condenado por vulneración de derechos fundamentales, específicamente por violación de la garantía de indemnidad y subsecuente despido que ha sufrido y al pago de las indemnizaciones y demás prestaciones de orden laboral que solicita en el petitorio de su demanda, en virtud de los siguientes antecedentes de hechos y el derecho:

Señala que prestó servicios para el demandado, bajo vínculo de subordinación y dependencia, en virtud de un contrato cuya vigencia era de un mes, a contar del 1º de diciembre de 1989, sin perjuicio de lo cual, vencido el referido plazo, continuó ejerciendo sus funciones de ayudante mueblista, con una jornada de lunes a viernes, de 08:00 a 18:30 horas, con una hora de colación entre las 13:00 y 14:00 horas.

Alega que su ex empleador nunca cumplió con su obligación de escriturar el contrato indefinido de trabajo, luego del vencimiento del primer y único contrato entre las partes, por lo que debe aplicarse a su favor la presunción legal de veracidad que establece el artículo 9 inciso 3º
del Código del Trabajo, ya que la relación laboral que existió entre las partes, cumplió con todos los requisitos legales al efecto, un empleador y un trabajador, subordinación y dependencia, una remuneración, todo esto, bajo las estipulaciones contempladas en el artículo 7 del mismo Código, procediendo de pleno derecho en la especie la presunción legal contemplada en el artículo 8 del mismo cuerpo legal.

Indica que la relación laboral en cuanto a la jornada de trabajo se acordó en los mismos términos del contrato primitivo ya individualizado y con una remuneración consistente en el sueldo mínimo legal.

En el año 1991 señala que ascendió al cargo de maestro mueblista, donde se le comenzó a delegar más responsabilidades, dentro de sus labores propias de confección también se le encargaba la instalación de muebles fabricados por la empresa en proyectos inmobiliarios que habían contratado los servicios de su ex empleador, el último proyecto en que participó fue el del complejo inmobiliario xxxx, en la ciudad de Algarrobo, donde desempeñó el cargo de capataz de obra, encargado tanto de la construcción e instalación de muebles dentro del complejo inmobiliario, labora que desempeñó hasta el término del proyecto, esto es, hasta el mes de marzo de 2009, fecha en la cual trabajó hasta normalidad, ya que a partir de esa fecha la demandada comenzó a pagar su remuneración en forma parcial, aduciendo problemas de toda índole, quedándose mes a mes un saldo adeudado que la demandada no le ha pagado hasta el día de hoy, saldo que corresponde a los meses de abril de 2009 hasta el mes de enero de 2010.

Alega que durante todo el período recién señalado nunca más se le hizo entrega de sus liquidaciones de remuneración, debido a que no se le pagaba el total, sin perjuicio de lo cual, continuó trabajando debido a la necesidad de mantener a su familia y ante la promesa de su ex empleador de solucionar la situación de incumplimiento dentro del más breve plazo, sin embargo, la situación se mantuvo inalterable hasta octubre del mismo año, por lo que tomó la decisión de hacer un reclamo ante la Inspección del Trabajo el día 17 del mes en comento, con el objeto de hacer valer su derecho al pago integro de su remuneración, previo a ello se dirigió a una sucursal de su Isapre (xxxx) en donde pudo comprobar que no sólo se le adeudaba parte de su sueldo, sino que también gran parte de sus cotizaciones previsionales.

Expresa que cuando su empleador al tomar conocimiento de su reclamo reaccionó de muy mala manera amenazando con que "dejaría a dejar todo botado".

En el mes de noviembre de 2009 se realizó la inspección en donde se determinó el incumplimiento de las obligaciones laborales en cuanto al no pago de remuneraciones, por lo que se le cursó una multa de $516.082 pesos.

Alega que previo a la inspección, fueron citados todos los trabajadores a una reunión en la cual se les solicitó que firmaran sus liquidaciones atrasadas e incluso de meses futuros, acto que desde luego se negó a hacer, dado que aún no se le pagaba lo adeudado, por lo que interpuso un segundo reclamo ante la Inspección del Trabajo con fecha 25 de noviembre de 2009.

Con posterioridad el día 20 de enero de 2010, el dueño de la empresa don xxxx lo citó a una reunión y le señaló de muy mala manera que le habían cursado una segunda multa por su reclamo, por tanto le dijo "que me fuera y que no me pagaría nada por la buena y que lo tendría que hacer pagar por las malas".

Destaca la informalidad demostrada en el acto del despido por su ex empleador al no invocar causal legal alguna, ni entregarle o enviar carta de aviso de término. Tampoco se le hizo pago de su indemnización por años de servicios, ni sustitutiva de aviso previo ni feriado legal ni proporcional.

Hace presente que con fecha 21 de enero de 2010 interpuso reclamo ante la Inspección del Trabajo por el despido injustificado, siendo citados a audiencia de mediación para el día 25 de febrero del año en curso, instancia a la cual no concurrió el demandado.

De esta manera, señala que, el despido del que fue objeto, sin expresión de causa legal y en represalia de su reclamo y solicitud de fiscalización a la Inspección del trabajo vulnera la Garantía de Indemnidad consagrada en el artículo 485 inciso 3
, que dispone:

(.) "Se entenderá que los derechos y garantías a que se refieren los incisos anteriores resultan lesionados cuando el ejercicio de las facultades que la ley le reconoce al empleador limita el pleno ejercicio de aquéllas sin justificación suficiente, en forma arbitraria o desproporcionada, o sin respeto a su contenido esencial. En igual sentido se entenderán las represalias ejercidas en contra de trabajadores, en razón o como consecuencia de la labor fiscalizadora de la Dirección del Trabajo o por el ejercicio de acciones judiciales".

Concluye señalando que el despido efectuado por la demandada, ha sido consecuencia directa de las denuncias efectuadas por el actor, por lo que resulta vulneratorio a sus derechos fundamentales, alegando asimismo, que se encontraban impagas las cotizaciones previsionales, por lo que deduce en forma conjunta la acción de nulidad del despido.

Por lo que expone y normas legales que invoca solicita tener por interpuesta demanda de despido vulneratorio de derechos fundamentales por violación a la garantía de indemnidad establecida en el artículo 485 inciso 3 del Código del Trabajo en contra de mi ex-empleador, acogerla a tramitación, y en definitiva declarar:

1. Que su despido es despido vulneratorio de derechos fundamentales por violación a la garantía de indemnidad establecida en el artículo 485 inciso 3 del Código del Trabajo.

2. Que como consecuencia de lo anterior, la demandada debe pagarle las siguientes indemnizaciones:

a) una indemnización sustitutiva del aviso previo, ascendiente a la suma de $165.000.

b) la indemnización por años de servicios, por un monto de $1.815.000, aumentada en un 50% en conformidad a lo prevenido en el artículo 168 del Código del Trabajo, por no haber invocado causal de despido, suma que asciende a $907.500.-

c) Una indemnización adicional por concepto de 11 meses de la última remuneración, equivalente a $1.815.000.-

d) feriado proporcional que adeuda por el período 20/11/2008 al 20/01/2010, por un monto de $115.500.

e) remuneraciones adeudadas producto del pago parcial de ellas, entre los meses de abril de 2009 a enero de 2010, por la suma de $501.790.

f) remuneraciones por imperio del inciso 7º del artículo 162
del Código del Trabajo y demás prestaciones que emanen del contrato de trabajo y devengadas y, que se generen entre la fecha del despido y el pago integro de las cotizaciones de seguridad social adeudadas, las que deberán ser de su exclusivo cargo en subsunción a la presunción de derecho contenida en el inciso segundo del artículo 3º de la Ley Nº 17.322.

g) todo lo anterior, con reajustes y con los intereses legales que correspondan, de acuerdo a las normas laborales vigentes.

h) Que se condena en costas a la demandada.

En subsidio, interpone demanda por despido injustificado, en contra de su ex-empleador, en virtud del despido sin expresión de causa legal que sufrió. De esta manera y conforme al artículo 168 del Código del Trabajo, solicita se declare que su despido es nulo e injustificado, además de condenar a la demandada al pago de las mismas prestaciones antes señaladas, salvo la individualizada con la letra c).

SEGUNDO: Que la demandada no obstante encontrarse legalmente notificado, no contestó la demanda en la oportunidad prevista por el artículo 452
del Código del Trabajo, precluyendo por ello su derecho a pronunciarse sobre los hechos contenidos en la demanda, aceptándolos o negándolos en forma expresa y concreta como lo señala norma legal precitada.

TERCERO: Que llamadas las partes a conciliación, esta no se produjo atendida la rebeldía del demandado. Posteriormente se recibe la causa a prueba y se fijaron como hechos controvertidos los siguientes:

1) La fecha de inicio y término de la relación laboral, naturaleza de las funciones desempeñadas y remuneración pactada y percibida por el actor.

2) Efectividad de haber sufrido el actor por parte de la empleadora vulneración a la garantía de indemnidad, hechos que la constituyen.

3) Estado de pago de las cotizaciones de seguridad social.

4) Efectividad de adeudarse remuneraciones y feriado proporcional.

5) Efectividad en su caso de haber sido despedido el actor circunstancias en que ello ocurre.

CUARTO: Que respecto del primer hecho fijado a probar por el tribunal, cabe tener presente en primer lugar que la parte demandante incorporó como prueba documental copia simple del único contrato de trabajo suscrito entre las partes del proceso, según lo alegó en el libelo, con fecha 1º de diciembre de 1989, en el cual se identifica como empleador a la demandada xxxxx., Rut Nº xxxxx, dejándose constancia en el mismo que el trabajador se compromete a ejecutar labores de ayudante mueblista, siendo la duración del contrato de un mes. Junto al contrato antes individualizado consta un documento que fue individualizado por el abogado del actor al momento de su incorporación como un anexo del referido contrato, el que si bien no se encuentra integro, consta que fue emitido por la misma demandada, ya que se encuentra suscrito y, en el cual se deja constancia en su cláusula sexta que tiene carácter indefinido. Asimismo, el actor incorporó un certificado histórico de sus cotizaciones obligatorias emitido por la AFP xxxx  con fecha 18 de febrero del año en curso, en el cual constan declaradas y pagadas en forma discontinua cotizaciones previsionales del actor por la demandada de autos, desde el mes de diciembre de 1989 hasta el mes de junio de 2009, constando información en el mismo sentido de los Oficios solicitados a Fonasa y a la AFC Chile S.A.

Que teniendo presente el mérito de la prueba documental incorporada por la parte demandante recién individualizados, este tribunal adquiere la convicción suficiente en cuanto a la existencia de la relación laboral entre las partes, atendido que consta que la demandada suscribió contrato de trabajo con el actor el día 1º de diciembre de 1989, a plazo fijo por un mes, no constando de ninguna manera que haya existido alguna manifestación de voluntad de la demandada de poner término en aquella oportunidad al contrato, sino que todo lo contrario, continuó enterando las cotizaciones previsionales del actor mensualmente, aunque con algunas lagunas, períodos que de todas maneras este tribunal concluye en que se mantuvo la relación laboral vigente en forma continua teniendo presente que la demandada no evacuó el trámite de la contestación de la demandada, por lo que haciendo efectivo el apercibimiento estipulado en el artículo 453 inciso 7º
del Código del Trabajo, se tiene como tácitamente admitido el hecho alegado en la demanda en cuanto al período de extensión de la relación laboral entre el 1º de diciembre de 1989 al 20 de enero de 2010.

QUINTO: Que respecto de la función cumplida por el actor, la remuneración percibida al término de sus servicios y la fecha de término de los mismos, lo que se encuentra íntimamente relacionado con el quinto hecho fijado a probar, que dice relación con la efectividad de haber sido despedido por la demandada, este tribunal tiene presente en primer lugar que la parte demandante solicitó la prueba confesional del representante legal de la demandada, don xxxxx, quien encontrándose legalmente citado, no concurrió a la audiencia de juicio, por lo que esta sentenciadora accederá a la petición efectuada por el abogado de la parte demandante en cuanto a hacer efectivo el apercibimiento señalado en el artículo 454 Nº 3
del Código del Trabajo, presumiéndose como efectivas, en relación a los hechos objeto de prueba, las alegaciones de la parte contraria en la demanda, en el caso de autos, de esa forma se presume como efectivo que el actor fue contratado por la demandada para desempeñarse como ayudante mueblista, percibiendo una remuneración de $165.000 al momento del término de sus servicios, el que se produjo tal como lo alegó en el libelo, el día 20 de enero de 2010, en forma verbal y sin invocación de causal legal alguna.

Lo anterior se ve ratificado por el hecho de tenerse por tácitamente admitidos estos mismos hechos, en razón de no haber evacuado la demandada el trámite de la contestación de la demanda, de acuerdo a lo establecido en el inciso 7º del artículo 453 del mismo cuerpo legal, por lo que se concluye que el actor fue despedido en forma verbal por la demandada con fecha 20 de enero de 2010, percibiendo por sus funciones de ayudante de mueblista, una remuneración mensual de $165.000.

EN CUANTO A LA ACCIÓN DE TUTELA DE DERECHOS FUNDAMENTALES:

SEXTO: Que los hechos que el demandante alega como vulneratorios de sus derechos fundamentales consisten en que efectuó dos solicitudes de fiscalización los días 17 de octubre y 25 de noviembre de 2009, a la Inspección del Trabajado y, que su ex empleador habría tomado conocimiento de su reclamo por las fiscalizaciones llevadas a cabo en la empresa, que derivaron incluso en una multa cursada a la empresa en el primer caso, siendo despedido verbalmente con fecha 20 de enero de 2010, sin invocar causal legal para ello y sin mediar formalidad alguna, ni entrega de carta de despido, como represalia de las denuncias interpuestas en su contra, lo que habría vulnerado el derecho fundamental consagrado en el artículo 485 inciso 3° del Código del Trabajo, esto es, la denominada "garantía de indemnidad".

SEPTIMO: Que al respecto el actor incorporó como prueba documental la siguiente:

a) Carta Informativa enviada por la Fiscalizadora xxxxx al domicilio del actor, fechada el 30 de noviembre de 2009, con timbre de Correos de Chile de 09 de diciembre del mismo año, en la cual se le informa que de acuerdo a su solicitud de fiscalización de fecha 27 de octubre de 2009, se revisó a su empleador Modulor Comercial Ltda., de acuerdo con cada materia denunciada, detectándose solamente infracción en el no pago de remuneraciones, por lo que le fue cursada una multa de $516.082, poniéndose fin a la fiscalización solicitada.

b) Comprobante de Ingreso de Fiscalización Nº de Comisión 1311/2009/3473, de fecha 25 de noviembre de 2009, mediante la cual el actor de autos solicita fiscalizar el domicilio de la demandada, por no declarar y/o pagar cotizaciones en AFP, AFC e INP.

c) Informe de Fiscalización emitido por la Inspección Comunal del Trabajo Santiago Poniente, de fecha 04 de enero de 2010, en el cual se deja constancia que se efectúa en atención a la solicitud de fiscalización individualizada en el punto anterior, en la cual consta como observaciones generales que el empleador individualizado como "xxxx.", representada legalmente por xxxx, fue citado para comparecer y presentar documentación previsional respecto del denunciante Sr. xxxx para el día 17 de diciembre de 2009 a las 09:15 horas, no compareció ni presentó excusa, se aplica sanción por un ingreso mínimo mensual.

d) Presentación de reclamo ante la Inspección del Trabajo con fecha 21 de enero de 2010 y el acta de comparendo celebrado con fecha 25 de febrero del año en curso, en el cual se deja constancia que la demandada de autos no compareció.

OCTAVO: Que con el mérito de la prueba documental incorporada por la parte demandante se tendrán por acreditados los siguientes hechos y por los fundamentos que se indican:

- Que con fecha 27 de octubre de 2009 el actor concurrió a la oficina de la Inspección Comunal Santiago Poniente a solicitar una fiscalización en contra de su empleador xxxx ., por el no pago de remuneraciones, no pago de gratificaciones, no pago de asignaciones familiares y no pago de cotizaciones previsionales los últimos seis meses, denuncia que fue asignada a la fiscalizadora xxxxx, lo que consta del documento incorporado por el demandante e individualizado como Carta Informativa de 30 de noviembre de 2009, el que también da cuenta al trabajador del resultado de la revisión, tal como se señaló en el motivo anterior, que sólo se constató infracción por no pagar remuneraciones y le fue cursada una multa a su empleador, por la suma de $516.082. -Que con fecha 25 de noviembre de 2009 el actor concurrió a la oficina de la Inspección Comunal Santiago Poniente a solicitar una fiscalización en contra de su empleador, por el no pago de sus cotizaciones previsionales en AFP, AFC e INP, la que derivó en una nueva revisión efectuada a la demandada en tres visitas inspectivas realizadas con fechas 04 y 17 de diciembre de 2009, siendo la última el día 04 de enero de 2010, fecha en que también fue evacuado el informa de fiscalización incorporado, el que da cuenta que la empleador habiendo sido citado a comparecer y presentar documentación previsional respecto del denunciante (demandante) para el día 17 de diciembre de 2009 a las 09:15 horas, no compareció ni presentó excusas, por lo que se aplicó una sanción de un ingreso mínimo mensual.

- Que con fecha 21 de enero de 2010 el actor presentó reclamo ante la Inspección del Trabajo, por el pago de las prestaciones que se señalaron en atención a haber sido despedido el día anterior por la demandada en forma verbal y sin expresión de causa, tal como se desprende de la presentación del reclamo como del acta de comparendo de conciliación celebrado entre las partes citados.

NOVENO: Que esta sentenciadora en primer lugar tiene presente que encontrándose regulada la "garantía de indemnidad" en el mismo Párrafo 6º referido al "Procedimiento de Tutela Laboral", le resulta aplicable en la especie lo establecido en el artículo 493
del Código del Trabajo, "cuando de los antecedentes aportados por la parte denunciante resulten indicios suficientes de que se ha producido la vulneración de derechos fundamentales, corresponderá al denunciado explicar los fundamentos de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad", lo que signific a la introducción por parte del legislador laboral de una reducción probatoria a favor del trabajador denunciante de vulneración de algunas de las garantías protegidas en este nuevo procedimiento, pero en ningún caso se "trataría de un riguroso caso de inversión de la carga probatoria (onus probandi)", como lo ha sostenido el Profesor José Luis Ugarte en su libro "Tutela de derechos fundamentales del trabajador", ya que continúa indicando que "la víctima o denunciante no está completamente liberado de prueba: debe acreditar la existencia de indicios suficientes de la existencia de la conducta lesiva, para que en ese caso, y sólo en ese caso, aprovecharse de la regla prevista en el artículo 493 del Código del Trabajo, correspondiendo al demandado el deber de probar que su conducta se debió a motivos objetivos y razonables".

Al respecto cabe señalar que a juicio de esta sentenciadora el demandante de autos cumplió con el estándar probatorio exigido con la introducción de este nuevo procedimiento de tutela laboral, atendida la prueba rendida en la audiencia de juicio y de los antecedentes acompañados a la demanda al momento de su interposición, de las cuales se concluye que efectivamente el actor efectuó dos denuncias en contra de su empleador ante la Inspección del Trabajo en los meses de octubre y noviembre de 2009, por diversos incumplimientos contractuales de la misma hacia su persona, las que motivaron dos fiscalizaciones, constando incluso que en la última fiscalización se realizaron tres visitas inspectivas por la funcionaria designada al efecto, siendo la última la de fecha 04 de enero de 2010, cursándosele multas en ambos casos, por incumplimientos a la normativa laboral relacionado con el actor de autos, hechos que resultan ser coetáneos en el tiempo a la fecha del despido alegada por el actor y que se tuvo por acreditada en virtud de lo expuesto en el motivo quinto del presente fallo.

Cabe tener presente, asimismo, el hecho que ambas denuncias hayan sido conocidas por el empleador, lo que se desprende del hecho que no consta que estas hayan sido solicitadas en forma anónima, ya que en ambas se requirió información precisamente del demandante, teniendo como consecuencias para la empresa demandada en ambos casos, el hecho que se le hayan cursado multas, no teniendo noticia del estado de las mismas, atendido que la demandada permaneció en rebeldía durante todo el proceso.

DECIMO: Que teniendo presente que la garantía de indemnidad, como lo ha señalado el Profesor José Luis Ugarte, en el libro citado en el párrafo anterior, se trata de un derecho fundamental no expresamente previsto por el texto constitucional, aunque fundado en un derecho constitucional- el de tutela judicial efectiva-, y protegido por la acción de tutela del nuevo procedimiento el derecho a no ser objeto de represalias en el ámbito laboral por el ejercicio de acciones administrativas o judiciales." La garantía de indemnidad, continúa el Profesor Ugarte, citando la doctrina, "veda al empleador la posibilidad de ocasionar daño por el simple hecho de formular el trabajador una reclamación de derechos, pudiendo revestir los mecanismos de represalia empresarial distintas modalidades, como lo son, entre otras, el despido.", por lo que concluye esta sentenciadora que resultaba fundamental la incorporación de un derecho fundamental de esta índole, para de esa forma asegurar la protección de un trabajador que se ve enfrentado a la situación de tener que denunciar a su empleador, por sus reiterados incumplimientos contractuales, teniendo presente que en el caso particular de una relación laboral, las partes jamás se encuentran en igualdad de condiciones como lo es en el ámbito civil, por lo que atendido que la parte demandada permaneció en rebeldía durante todo el proceso, sólo cabe concluir que existió una represalia por parte del empleador del trabajador- el hecho del despido-, frente a las denuncias presentadas por este último en contra del primero ante la Inspección del Trabajo, que derivaron en dos multas cursadas, derecho legítimo que tenía el demandante de reclamar frente a los incumplimientos de su empleador, existiendo una vulneración clara a la garantía de indemnidad contemplada en el inciso 3º del artículo 485 del Código del Trabajo, por lo que se procederá a acoger la demanda por vulneración de derechos fundamentales en los términos que se señalaran en lo resolutivo del fallo.

UNDECIMO: Que conjuntamente con la acción antes citada, el actor dedujo la acción de nulidad del despido, atendido que la demandada al momento de proceder a su despido mantenía cotizaciones previsionales pendientes de pago en las distintas instituciones previsionales a las cuales se encuentra afiliado, incorporando para acreditar lo anterior un certificado histórico de cotizaciones previsionales emitido por la AFP Habitat con fecha 18 de febrero de 2010, en el cual constan una serie de períodos impagos de cotizaciones a lo largo de toda la extensión del período de duración de la relación laboral entre las partes, esto es, desde el 1º de diciembre de 1989 al 20 de enero de 2010. Igual situación ocurre con las cotizaciones de salud y de cesantía, de acuerdo a los Oficios solicitados a Fonasa y AFC Chile, por lo que se accederá a la solicitud de la parte demandante, atendido que se encuentra acreditado en virtud del mérito de los antecedentes expuestos que la demandada al momento de proceder al despido verbal del actor con fecha 20 de mayo de 2010, no se encontraban enteradas oportuna ni íntegramente la totalidad de sus cotizaciones previsionales, incurriendo de esa forma en la sanción contemplada en el inciso 5º del artículo 162 del Código del Trabajo, por lo que se le condenará al pago de las remuneraciones y demás prestaciones consignadas en el contrato de trabajo durante el período comprendido entre la fecha del despido y el pago de las cotizaciones previsionales adeudadas.

DUODECIMO: Que por último el demandante solicitó en forma conjunta el pago del feriado proporcional por el periodo comprendido entre el 20/11/2008 al 20/01/2010 y el saldo de las remuneraciones mensuales adeudadas desde el mes de abril de 2009 a enero de 2010, prestaciones respecto de las cuales este tribunal tiene presente que al no haber existido controversia respecto de las mismas, las tendrá como efectivamente adeudadas, al tenor de lo señalado en el inciso 7º del artículo 453 del Código del Trabajo, precisando eso sí que existe un error en el libelo al solicitar el feriado proporcional, ya que este comprende el último período trabajado, una vez cumplida la última anualidad el trabajador, por lo que el período correcto comprende desde el 02 de diciembre de 2009 al 20 de enero de 2010, por lo que se otorgará tomando en consideración este último período.

DECIMOTERCERO: Que habiéndose acogido en su totalidad la acción deducida en lo principal del libelo, este tribunal omitirá pronunciamiento respecto de la acción subsidiaria por despido injustificado.

DECIMOCUARTO: Que teniendo presente que la demandada resultó totalmente vencida en las pretensiones deducidas por el actor, se le condenará en costas.

Por estas consideraciones y visto además lo dispuesto en los artículos 1
, 2 , 3 , 5 , 7 , 41 , 162 , 163 , 168 , 432 y siguientes, 446 y siguientes, 485 y siguientes del Código del Trabajo, se resuelve:

I.- Que se acoge la demanda principal de tutela laboral interpuesta por don xxxx, en contra de su ex empleador xxxxxxxxy, en consecuencia se declara:

1.-) Que el despido efectuado por la demandada, ha sido con vulneración de la garantía de indemnidad que asistía al demandante, por lo que la demandada deberá pagar al actor las siguientes sumas de dinero:

a) $165.000, por concepto de indemnización sustitutiva del aviso previo conforme al artículo 162 del Código del Trabajo.

b) $1.815.000, por concepto de indemnización por años de servicio, incrementada en un 50%, por la suma de $907.500, lo que da un total de $2.722.500.

c) $1.815.000, por concepto de indemnización adicional establecida en el inciso tercero del artículo 489 del Código del Trabajo, equivalente a once meses de la última remuneración del actor.

d) $ 501.790, por concepto de saldo de remuneraciones adeudadas desde el mes de abril de 2009 a enero de 2010. e) $15.367, por concepto de feriado proporcional reclamado.

2.-) Que asimismo, se declara que el despido del que fue objeto el actor, con fecha 20 de enero de 2010, es nulo, por haberse encontrado impagas cotizaciones previsionales, por lo que la demandada deberá pagar las remuneraciones y demás prestaciones consignadas en el contrato de trabajo durante el período comprendido entre la fecha del despido y el pago de las cotizaciones previsionales adeudadas, tomando en consideración como base de cálculo una remuneración de $165.000.

II.- Que las sumas anteriormente determinadas deberán pagarse con los intereses y reajustes contenidos en los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo, según corresponda.

III.- Que se condena en costas al demandado por haber resultado totalmente vencido, regulándose estas en la suma de $300.000.

IV.- Ejecutoriada esta sentencia, cúmplase lo dispuesto en ella, dentro de quinto día. En caso contrario, certifíquese dicha circunstancia y pasen los antecedentes al Juzgado de Cobranza Laboral y Previsional.

Regístrese y archívese en su oportunidad.

Dictada por doña ANDREA SOLER MERINO, Juez Titular de este Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.


kathy


Warning: include(articulos_relacionados.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/sinley/public_html/index.php on line 115

Warning: include(articulos_relacionados.php) [function.include]: failed to open stream: No such file or directory in /home/sinley/public_html/index.php on line 115

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'articulos_relacionados.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/sinley/public_html/index.php on line 115
Participar en el Foro