DESPIDO JUSTIFICADO jurisprudencia
jurisprudencia AUSENCIAS INJUSTIFICADAS
TrabajoJurisprudenciaChileRegión de Los LagosPuerto Montt
manuel Viernes 3 de Diciembre del año 2010 / 18:45

Tribunal: Corte de Apelaciones de Puerto Montt
 
Fecha: 13-oct-2010
 

No obstante la falta de cuidado de la empresa sobre el registro de asistencia, se acredita que el trabajador no asistió a sus labores en los días alegados, por lo que el despido es plenamente justificado.

1.- Corresponde rechazar el recurso de nulidad interpuesto, por la parte demandante en contra de la sentencia definitiva que rechazó su pretensión en cuanto se declarase el despido como injustificado , por cuanto no se ha producido la infracción manifiesta a la apreciación de la prueba conforme las reglas de la sana crítica. Ello al haberse acreditado fehacientemente, de acuerdo a los documentos acompañados y a la declaración de los testigos, que no hay indicios que señalen que el actor se presentó a trabajar los días que su empleador alega no lo hizo, sin que sea óbice para llegar a esa conclusión el hecho de que la empresa no lleve un cuidadoso registro de asistencia.

2.- No se observa alguna vulneración manifiesta a las máximas de experiencia como lo invoca el recurso, el que más bien se dirige a sentar el concepto doctrinario, sin señalar cuáles son los hechos reiterados en cuanto a la alegada precariedad del sistema de control de asistencia en la planta en que laboraba el trabajador, ni como la falta de constancia en la bitácora de buceo, que puedan dar pie sostener la concurrencia de una máxima de experiencia, de la cual pueda acreditarse que el trabajador asistió a sus labores.Los fundamentos del recurso no son sino la expresión de la visión particular de la parte demandante en cuanto a no estar de acuerdo con las conclusiones a que arribó el tribunal luego del análisis de la prueba, no así en cuanto a una verdadera, comprobada y sobre todo manifiesta vulneración las reglas de la apreciación de la prueba, por lo que no cabe sino desestimar la nulidad de la sentencia.

FALLO

Puerto Montt, 13 de octubre de 2010.-

VISTOS:

En estos autos Rit xxx del Juzgado del Trabajo de Castro, caratulados "xx CON xxx", la parte demandante deduce recurso de nulidad, en contra de la sentencia definitiva dictada en este juicio con fecha 19 de agosto de 2010, en conformidad con lo previsto en el artículo 478 letras b) del Código del Trabajo, toda vez que a su juicio se han afectado de forma manifiesta las normas sobre apreciación de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica. Sostiene que el tribunal hace un errado razonamiento inductivo, modalidad del razonamiento no deductivo que consiste en obtener conclusiones generales a partir de premisas que contienen datos particulares. En este caso el tribunal, a partir de que sus testigos no declararon que vieron al actor entrar a la empresa, obtiene como conclusión que éste no fue a trabajar desconociendo lo que en sentido diverso hacen constar los documentos. Indica que de la lectura del fallo, aplicando las normas de la lógica, se debe concluir que analizando en conjunto la prueba rendida, es sostenible dar por establecido que el trabajador asistió a sus labores los días 19 y 20 de mayo, y que si bien el libro de asistencia no registra tal circunstancia, ello obedece a la forma en que habitualmente éste se utilizaba, es decir, sin rigurosidad alguna, lo cual es de carga del empleador cumplir con dicha obligación, lo que cobra fuerza al constatarse que el empleador tampoco pudo acreditar tener el registro de las bitácoras de buceo, y que la misma testigo, empleada de la demandada, como ya señalamos, curiosamente no recuerde si el día miércoles 19 el actor trabajó. De haberse aplicado correctamente las normas de la lógica, debió haberse fallado en la forma indicada, es decir, que con las pruebas rendidas, la sola circunstancia que no aparezca el libro de asistencia firmado no es fundamento suficiente para estimar que el actor faltó a su trabajo los días 19 y 20 de mayo de 2010.

Luego, el recurrente procede a efectuar su propia apreciación de la prueba y ha reproducir doctrina sobre lo que se entiende por máximas de la experiencia, para terminar solicitando se proceda a invalidar la sentencia y a dictar sentencia de reemplazo, resolviendo que se acoge la demanda en todas sus partes, condenando a la demandada a pagar al actor la suma de $ 5.926.526, más reajustes e intereses al artículo 63 del Código del Trabajo, con costas de la demanda y del recurso de nulidad.

Con fecha 7 de octubre se lleva a efecto la audiencia de vista del recurso quedando la causa en acuerdo.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: La parte demandante deduce recurso de nulidad, en contra de la sentencia definitiva dictada en este juicio con fecha 19 de agosto de 2010, en conformidad con lo previsto en el artículo 478 letras b) del Código del Trabajo, toda vez que a su juicio se han afectado de forma manifiesta las normas sobre apreciación de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica. Sostiene que el tribunal hace un errado razonamiento inductivo. En este caso el tribunal, a partir de que sus testigos no declararon que vieron al actor entrar a la empresa, obtiene como conclusión que éste no fue a trabajar desconociendo lo que en sentido diverso hacen constar los documentos. Agrega que el tribunal señala en su considerando décimo: "Que a favor del actor declaró el testigo xxx, dirigente sindical, quien expresa que lleva 6 años en la empresa y el libro no se lleva al día; que pasan 4 ó 5 días sin firmar. Dice que no hay nadie en especial que vigile su cumplimiento. Expone que esta circunstancia ocurre en todos los centros en que él ha trabajado y recibió también comentarios de sus compañeros de trabajo. En Pureo, donde trabajaba el actor era igual. En la planta de xxx también según los mismos trabajadores le habrían comentado. Sin perjuicio de ello dice que no ha trabajado en el centro Cululil y que quien le dijo que el libro no se llevaba bien eran el actor y don xxx. No sabe si el actor fue a trabajar los días que se ha dicho que se ausentó. La testigo xxx dice saber que el actor fue a trabajar el miércoles 19 de mayo. Ella vive en Chadmo central y él pasa todos los días a dejar su bicicleta. Salieron juntos hacia Castro en un bus de la empresa "Cruz del Sur". Viajó con otro familiar. Añade que el actor bajó en el terminal de Chonchi, que está a 15 minutos de la planta. Le consta porque iba con su mochila como todos los días. El día Jueves 20 también se presentó y fue a dejar su bicicleta a la casa, pero no vio si se subió al bus.

A su vez don xxx expresó que el miércoles 19 de mayo el actor sí fue a trabajar porque se marchó junto al demandante y a xxx, en un bus "xxxxx" y que este habría bajado en Chonchi como a las 8:10. Si bien no vio entrar al trabajador a la planta cree que sí lo hizo porque iba con su ropa de trabajo. El 18 no fue a trabajar y el 20 sí. Le consta porque a fue a dejar al bicicleta a Chadmo".

Que luego, el sentenciador señala, y referido a las razones de no registro de las asistencias del actor en el libro: "DÉCIMOCUARTO: Que otra proposición formulada por el trabajador es que el libro de asistencia no era fiel registro de lo que ocurría en los hechos. Si bien no existen antecedentes de multas o fiscalizaciones que, anteriores a la fecha del despido den cuenta de esta irregularidad, llama la atención que el registro del propio actor se encuentre al día salvo en las jornadas que motivan la controversia, lo que contradice totalmente este intento de desacreditación de la fe del libro. Lo expuesto por el testigo Haro no tiene la suficiente relevancia para alterar esta conclusión toda vez que su conocimiento personal se limita a otros centros de cultivo que sin bien pertenecen a la misma empresa, se encuentran bajo la tuición de administradores distintos. Lo aseverado por el mismo en relación con el Centro Cululil solo proviene de la declaración de terceros y lo que el propio actor le ha narrado.

Finalmente, los testigos xx y xxx, ambos de apellido xxxx han declarado que les consta que el actor fue a trabajar el 19 y 20 de mayo pero a lo largo de su testimonio se puede apreciar que es una inferencia dicho postulado, toda vez que si bien el día 19 se fueron juntos hasta Chonchi, se separan del trabajador en el terminal y ninguno lo vio entrar a la empresa. Lo mismo el día 20 en que les consta que sí fue a trabajar porque pasó a dejar su bicicleta como regularmente lo hacía y porque iba con sus instrumentos de trabajo.

Por último y en relación con el día 18 de mayo y habida cuenta del reconocimiento de la inasistencia, no hay elemento que permita tener por justificada o siquiera acreditada la versión que da en torno a dicha falta de concurrencia a labores".

En cuanto a la prueba documental: Puede apreciarse que el tribunal se salta un paso lógico que obligue a pensar que por no haberse acreditado una falta de la demandada en la forma de llevar el libro, a ésta misma no pueda reprochársele ningún tipo de infracción en dicho sentido. Este paso que el tribunal se salta, es precisamente, dar cuenta de los otros medios de prueba documental que desvirtúan lo planteado por el sentenciador. En efecto, en el mismo juicio la demandante solicitó al tribunal que se oficie a la Capitanía de Puerto de Chonchi, a fin de que informe acerca de las bitácoras de buceo de los días 17,18, 19 y 20 de mayo, y que es lo que sucedió respecto de dicha prueba, pues una circunstancia que analizada de acuerdo a las normas de la lógica no es un hecho baladí; la Capitanía de Puerto informa, que habiéndose requerido a la demandada, las bitácoras antedichas, ésta señaló "verbalmente" que no las tenía. Pero, no es solo esta circunstancia la que hace fuerza en sentido contrario al razonamiento del sentenciador, sino respecto del mismo punto, la testigo presentada por la demandada, doña xxxx, sobre el punto específico referido a si el actor trabajó el miércoles 19 de mayo, declara no recordar, en circunstancias que todas las demás situaciones ocurridas en la misma fecha, si las recordaba. Indica que de la lectura del fallo, aplicando las normas de la lógica, se debe concluir que analizando en conjunto la prueba rendida, es sostenible dar por establecido que el trabajador asistió a sus labores los días 19 y 20 de mayo, y que si bien el libro de asistencia no registra tal circunstancia, ello obedece a la forma en que habitualmente este se utilizaba, es decir, sin rigurosidad alguna, lo cual es de carga del empleador cumplir con dicha obligación, lo cual cobra fuerza al constatarse que el empleador tampoco pudo acreditar tener el registro de las bitácoras de buceo, y que la misma testigo, empleada de la demandada, como ya señalamos, curiosamente no recuerde si el día miércoles 19 el actor trabajó. De haberse aplicado correctamente las normas de la lógica, debió haberse fallado en la forma indicada, es decir, que con las pruebas rendidas, la sola circunstancia que no aparezca el libro de asistencia firmado no es fundamento suficiente para estimar que el actor faltó a su trabajo los días 19 y 20 de mayo de 2010.

Luego el recurrente procede a efectuar su propia apreciación de la prueba y ha reproducir doctrina sobre lo que se entiende por máximas de la experiencia, para terminar solicitando se proceda a invalidar la sentencia y a dictar sentencia de reemplazo, resolviendo que se acoge la demanda en todas sus partes, condenando a la demandada a pagar al actor la suma de $ 5.926.526, más reajustes e intereses el artículo 63 del Código del Trabajo, con costas de la demanda y del recurso de nulidad.

SEGUNDO: Que en conformidad al artículo 456 del Código del Trabajo: "El tribunal apreciará la prueba conforme a las reglas de la sana crítica. Al hacerlo, el tribunal deberá expresar las razones jurídicas y las simpleme nte lógicas, científicas, técnicas o de experiencia, en cuya virtud les asigne valor o las desestime. En general, tomará en especial consideración la multiplicidad, gravedad, precisión, concordancia y conexión de las pruebas o antecedentes del proceso que utilice, de manera que el examen conduzca lógicamente a la conclusión que convence al sentenciador".

TERCERO: Que, por su parte el artículo 478 letra b), del Código del Trabajo indica que el recurso de nulidad procede: letra b) "Cuando haya sido pronunciada con infracción manifiesta de las normas sobre la apreciación de la prueba conforme a las reglas de la sana crítica".

CUARTO: Que en un proceso oral, por imperativo del principio de inmediación, el Tribunal ante el cual se realizó el juicio, es soberano para apreciar y valorar la prueba y en especial para valorar la credibilidad y aporte de los testigos , de modo tal que a esta Corte le parezca o no acertada las conclusiones de esa valoración, le está vedado alterar los hechos establecidos por el fallo, si no se han vulnerado aquellos principios de la lógica, las máximas de la experiencia o los conocimientos científicamente afianzados.

QUINTO: Que analizados los considerandos en cuestión, en especial los considerandos décimo y décimo cuarto, no se observa alguna vulneración manifiesta a las máximas de experiencia como lo invoca el recurso, el que más bien se dirige a sentar el concepto doctrinario, sin señalar cuáles son los hechos reiterados en cuanto a la alegada precariedad del sistema de control de asistencia en la planta en que laboraba el trabajador, ni como la falta de constancia en la bitácora de buceo, que puedan dar pie sostener la concurrencia de una máxima de experiencia, de la cual pueda acreditarse que el trabajador asistió a sus labores.

SEXTO: Que, en conclusión, los fundamentos del recurso no son sino la expresión de la visión particular de la parte demandante en cuanto a no estar de acuerdo con las conclusiones a que arribó el tribunal luego del análisis de la prueba, no así en cuanto a una verdadera, comprobada y sobre todo manifiesta vulneración las reglas de la apreciación de la prueba, por lo que no cabe sino desestimar la nulidad de la sentencia.

Con lo expuesto y lo dispuesto en los artículos 474 , 477 , 479 , 481 y 482 del Código del Trabajo, se declarar:

Que, se rechaza, sin costas, el recurso de nulidad deducido por la parte demandante, contra la sentencia de fecha diecinueve de agosto de dos mil diez, dictada en los autos Rit xxx del Juzgado del Trabajo de Castro, caratulados "xx CON xxx",

Regístrese y devuélvase

Redacción del Ministro Sr. Hernán Crisosto Greisse

Dictada por los Ministros Titulares doña Teresa Mora Torres y don Hernán Crisosto Greisse y, el abogado integrante don Juan Silva Caileo


manuel

Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting Chilerie.cl