remuneracion, contrato de trabajo verbal
debe estarse a lo dicho por el trabajador si no existe contrato escrito
TrabajoJurisprudenciaChileRegión MetropolitanaSantiago
Anónimo Lunes 7 de Abril del año 2008 / 12:12

Rol 3552-2007 

Remuneración. Debe estarse a lo dicho por el trabajador si no existe contrato escrito

Corte de Apelaciones de Santiago

03 de Abril de 2008

En relación a la remuneración, la falta de contrato escrito, permite presumir -conforme prevé el artículo 9° del Código del Trabajo- que ésta es la que declara el trabajador, la que, por lo demás, resulta coincidente con los rangos aludidos por los testigos y la forma de trabajo diario, que obliga al pago de los domingos y festivos

Santiago, tres de abril de dos mil ocho.

Vistos:

Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de los motivos 8°, 9° y 10°, que se eliminan.

Y teniendo en su lugar y, además, presente:

1. Que la demandante ha apelado del fallo que rechazó la demanda, el que considera que el actor no habría acreditado las circunstancias del término de la relación laboral y establece que ésta concluyó por voluntad del trabajador.

Sostiene el apelante que el fallo se equivoca, ya que no concurren los requisitos legales para estimar que se produjo una renuncia de parte del trabajador y destaca lo declarado por los testigos, que ratificarían lo señalado por el demandante.

2. Que la sentencia, en su fundamento 6°, da por establecida la existencia de la relación laboral entre el demandante y el demandado, con el mérito de lo declarado por los testigos del demandante, fijando como fecha de inicio de ésta, el 1° de julio de 2001 y de término, el 31 de diciembre de 2004.

No le da valor, sin embargo, a lo que los testigos declaran acerca del despido del actor ni de las condiciones de trabajo jornada y remuneración - por estimar que son testigos de oídas.

3. Que el actor ha sostenido que ingresó a trabajar para la demandada en la fecha ya señalada, como chofer recaudador, por una remuneración promedio de los tres últimos meses trabajados ascendente a $400.000, lo que correspondía al 20% de la recaudación bruta diaria y que fue despedido en forma verbal, el día 31 de diciembre de 2004, en forma intempestiva e injustificada.

Le habrían quedado adeudando el feriado proporcional correspondiente al período comprendido entre julio de 2002 y diciembre de 2004 y una cantidad de 144 horas extraordinarias.

Aclara que por ser remunerado diariamente, tiene derecho al pago de la semana corrida, según establece el artículo 45 del Código del Trabajo.

4. Que los testigos que deponen en autos, de fojas 79 a 89, se individualizan como dirigentes sindicales -uno de ellos es director de la Conatrach- y explican que en esa calidad, les toca recorrer los terminales de las micros de la locomoción colectiva y las garitas, reclutando sindicatos y gente para la confederación a la que pertenecen, lo que les da la oportunidad de conversar con los choferes y conocer su situación.

Por eso declaran haberse enterado del despido del actor, respecto de cuyas circunstancias ambos se encuentran contestes.

En efecto, el testigo Araneda Mosso, a fojas 79, señala que el empleador le habría dicho al actor que se fuera para la casa porque iban a pintar la máquina y cambiar de número y línea y que una vez que estuviera lista, seguirían trabajando.

Agrega que con posterioridad el actor tomó conocimiento que estaba trabajando la máquina en la otra línea y ya tenía otros dos conductores así, le habría dicho el empleador que la relación laboral estaba terminada y que hiciera lo conveniente.

El testigo Pérez Chávez, asimismo, declara a fojas 87, que el actor se habría presentado a trabajar un día determinado y que su empleador le comunicó que la máquina estaba en el taller, por lo cual la iban a pintar y cambiar el número del recorrido, aduciendo que se fuera a su casa y que le iban a llamar por teléfono, a lo cual don Nelson a la semana siguiente fue al taller donde supuestamente la máquina debía estar, atendido el hecho que no lo habían llamado, con la sorpresa que la máquina estaba trabajando con dos nuevos conductores en otra variante.

En ese momento le comunicaron al actor sin documento escrito, que estaba despedido y que hiciera lo que estimara conveniente, sin aducir ninguna causal de despido.

5. Que respecto de la remuneración del actor, el testigo Araneda Mosso, sostiene a fojas 80, que era entre $400.000 y $450.000, porque éste trabajaba a porcentaje o incentivo por corte de boleto, explicando que normalmente se cortan de 500 a 600 por máquina y eso da el promedio ganado mensualmente en el turno largo y el corto.

El incentivo era del 20%, como la mayoría de los conductores.

Sostiene que a los choferes raramente les dan liquidación, porque se está liquidando diariamente.

Similar declaración realiza el testigo Pérez Chávez sobre este punto, a fojas 87, ya que indica que a él se le pagaba un porcentaje de un 20%, ya que en el gremio de la locomoción colectiva en la mayoría de los casos se les paga por boleto cortado, y eso da un promedio aproximado entre los $400.000 y $500.000, agrega que la remuneración era diaria, si la máquina estaba en pana, el no percibía el sueldo diario.

6. Que apreciados los testimonios antes referidos, conforme a las reglas de la sana crítica, ellos forman convicción en este tribunal, por cuanto, por su condición de choferes, sus cargos sindicales y la actividad desempeñada con quienes laboran en ese sector, dan cuenta de un conocimiento acabado acerca de la forma en que se desenvuelven las relaciones laborales en el ámbito de la locomoción colectiva y de los procedimientos utilizados ordinariamente, por la vía de la costumbre.

Respecto de la situación concreta del actor, aún cuando no presenciaron el hecho del despido, aparece claro que los hechos fueron conocidos tanto por lo que él mismo les dijera, como a consecuencia de sus recorridos en los terminales de buses y garitas, donde conversan con los trabajadores.

En consecuencia, tales testimonios se estiman suficientes para acreditar el despido del actor, el que ha de considerarse intempestivo e injustificado, por lo que son procedentes las indemnizaciones que por tal concepto se reclaman.

Lo narrado por los testigos impide estimar que la separación del trabajador se hubiera producido por voluntad del trabajador, lo que tampoco resulta lógico, si se tiene presente los años que éste se encontraba prestando servicios para el demandado.

7. Que, en relación a la remuneración, la falta de contrato escrito, permite presumir -conforme prevé el artículo 9° del Código del Trabajo- que ésta es la que declara el trabajador, la que, por lo demás, resulta coincidente con los rangos aludidos por los testigos y la forma de trabajo diario, que obliga al pago de los domingos y festivos.

8. Que no habiéndose probado por el demandado que hubiere pagado lo correspondiente al feriado legal y proporcional reclamado por el actor, se dará lugar a lo pedido.

9. Que el actor no acreditó, sin embargo, haber trabajado las horas extraordinarias que demanda, por lo que dicha petición habrá de ser desestimada.

Por estos fundamentos, disposición legal citada y lo preceptuado en los artículos 463 y siguientes del Código del Trabajo, se revoca la sentencia de siete de mayo de dos mil siete, escrita a fojas 92, en cuanto ésta declara que la relación laboral terminó por voluntad del trabajador y rechaza la demanda en todas sus partes y, en su lugar, se declara que se acoge la demanda de fojas 1 y siguientes, sólo en cuanto se condena al demandado a pagar al trabajador las siguientes prestaciones.

1) $400.000, como indemnización sustitutiva del aviso previo.

2) $2.400.000, a título de indemnización por tres años de servicio y fracción igual a seis meses, con el recargo legal del 50%, al no haberse invocado causal legal para el despido.

3) $559.986, por feriado legal de los períodos 2002 a 2004.

4) $ 139.996, feriado proporcional.

Las prestaciones anteriores habrán de ser pagadas con los reajustes e intereses que establecen los artículos 63 y 173 del Código del Trabajo.

En lo demás apelado, se confirma la sentencia.

Regístrese y devuélvase.

Redactó la abogada integrante señora Muñoz.

Rol N° 3552-2007.

Pronunciada por la Décima Sala de esta Iltma. Corte de Apelaciones, integrada por los ministros Carlos Cerda Fernández y Amanda Valdovinos Jeldes y por la abogado integrante Andrea Muñoz Sánchez.



Participar en el Foro
SEO Posicionamiento Web ChileHosting Chilerie.cl