infraccion a ley del consumidor, compra con billetes falsos
daño moral por procedimiento de detencion personal de seguridad
ComercioJurisprudenciaChileRegión del MauleTalca
Anónimo Martes 12 de Febrero del año 2008 / 14:57

Rol 66879-2004 

Tienda que imputa a cliente infundadamente haber pagado con dinero falso vulnera derechos del consumidor

Corte de Apelaciones de Talca

06 de Febrero de 2008

Es un hecho reconocido por las partes en conflicto que el recurrente y su madre concurrieron a la tienda que éste compró una polera pagando por ella; que se le imputó al demandante el haber pagado con billetes de $500.- los cuales eran falsos. Esta determinación se hizo a simple vista y que como consecuencia de ello el demandante fue esposado y detenido por Carabineros, llevado a la Comisaría, donde se examinaron los billetes y fue dejado en libertad el mismo día. Con su actuar la tienda quebrantó el artículo 15 de la Ley N° 19.496, norma sobre protección al consumidor, ocasionándole un daño moral por esta actuación


Talca, seis de febrero de dos mil ocho.

VISTO Y TENIENDO PRESENTE

Sube en apelación la causa Rol NO 1797-2001-MD del Primer Juzgado de Policía Local de Curicó, ingresando los autos a esta Corte el día 21 de diciembre del año 2004.

Con fecha 22 de ese mes y año se dictó el decretó en relación asignándosele el Rol de Corte NO 66.879.

La apelación la deducen tanto el representante del demandante como el representante de la demandada.

La vista de la causa se efectuó el día 20 de diciembre de 2007.

I.- Apela por la parte demandante el abogado don Eduardo del Campo Vial, quien representa a don Oscar Enrique Villar Stitchkin, contratista en construcción, domiciliado en Villa Rauco calle F NO57, Curicó.

El demandante recurre a esta Corte a fin de que ésta, conociendo por la vía de la apelación, enmiende con arreglo a derecho la sentencia recurrida en lo que dice relación al aspecto indemnizatorio de ésta en los rubros correspondientes a daño emergente, lucro cesante y daño moral, ya que el daño emergente no fue acogido y el lucro cesante y daño moral en bajísimos montos.

Expone que la sentencia recurrida declara que no se da lugar a la objeción de documentos deducida a fojas 182.

Que se da lugar, con costas, a la denuncia infraccional deducida en lo principal de fojas 4 por don Oscar Enrique Villar Stitchkin sólo en cuanto se condena a la denunciada, persona jurídica denominada Sociedad Anónima Comercial Industrial Falabella, de giro grandes tiendas, Rut 90.749.000-9, domiciliada en Curicó, calle Peña 615, representada por don Ricardo Moreno Alarcón, gerente de la tienda, del mismo domicilio, en su calidad de autora de la contravenci 'f3n consistente en "incumplir lo establecido en el artículo 15 de la ley 19.496 por mantener un sistema de seguridad y vigilancia que el día 07 de octubre del año 2000 alrededor de las 11:00 horas, que ha lesionado los derechos y la dignidad de don Oscar Enrique Villar Stitchkin", hecho acaecido en la ciudad de Curicó, calle Peña N0615, establecimiento comercial "Talabella".

Solicita que se de lugar con costas a la demanda indemnizatoria deducida por su mandante ya individualizado, sólo en cuanto se condenó a la demandada Sociedad Anónima Comercial Industrial Falabella a pagar a título de indemnización al demandante, dentro del quinto día de ejecutoriado este fallo, la suma de dinero ascendente a ocho millones de pesos ($8.000.000.-), desglosados en tres millones de pesos ($3.000.000.-) por concepto de lucro cesante y la cantidad de cinco millones de pesos por daño moral ($5.000.000.-), reajustadas estas sumas en el cien por ciento del alza que experimente el Índice de Precios al Consumidor, desde la fecha de su liquidación.

Por consiguiente, agrega que apela por no darse lugar al daño emergente demandado y del monto concedido como lucro cesante y daño moral, determinados por el tribunal de primer grado.

Señala que su parte demandó daño emergente por la suma de $35.000.000.- (treinta y cinco millones de pesos), más reajustes e intereses legales devengados desde la fecha en que se produjeron los hechos descritos en autos, hasta la fecha de su real y efectivo pago.

Funda la denuncia infraccional deducida por don Oscar Enrique Villar Stitchkin, quien como establece la misma sentencia, el día sábado 7 de octubre de 2000, pasadas las 10:00 horas de la mañana, concurrió a la tienda Falabella de Curicó, donde adquirió una prenda por un precio de $6.555.-; que pagó con billetes de $500.- pesos, más $55 pesos en monedas; que posteriormente fue interceptado por una persona de civil, la cual se identificó como guardia civil del local, conminándolo a que le acompañara.

A lo que en principio no accedió, siendo conducido por un pasillo.

Un encargado de la tienda procedió a mostrarle una serie de cámaras que exponen distintas imágenes del local, señalándole la secuencia donde él, personalmente, pagó la polera en el primer piso del local, y luego pasó a exhibirle los billetes de $500.- pesos con que había pagado y se le expuso que los billetes de $500.- pesos con que había comprado "lamentablemente eran falsos y pertenecen a usted", como le señalaron literalmente.

En instantes posteriores llega Carabineros a la Sala de Vigilancia, concretamente un Subteniente, un Sargento Segundo y un Cabo Segundo, quienes examinan los billetes, expresando el propio Subteniente que en su opinión éstos eran totalmente verdaderos, ya que tienen correctamente su número de serie en orden y cumplen todas las características de un billete de quinientos pesos de uso legal, ante lo cual el Sr. Luis Alejandro Ortega González, funcionario de la demandada, le señala que los billetes son falsos por el tamaño, sello, serie y que son del año 2000, razones por las que él y la empresa consideran su falta de autenticidad, pidiendo a Carabineros de Chile que proceda en consecuencia, pues en el carácter que representa esta denuncia es consecuencia de un hecho ilegal.

Ante tal situación señala que su mandante es esposado, sacándolo del local, sin permitirle ocupar las escaleras mecánicas, debiendo utilizar las escaleras normales y bajar caminando, llevándolo en un carro de Carabineros a la unidad policial ubicada en calle San Martín de Curicó, donde el Subteniente le expuso que se habían dirigido a un local comercial del centro de Curicó para confirmar la situación de los billetes y habían comprobado que los mismos eran verdaderos.

Le expresó, además, que ellos habían seguido el procedimiento que las personas encargadas del local comercial Falabella de Curicó le habían solicitado y que, como al mismo le constaba, se le había informado al gerente y éste no había concurrido y sólo había confirmado la situación a su empleado señalando que fuera entregado a Carabineros.

Al tenor de lo expuesto, apoderado demandante manifiesta que interpuso denuncia y demanda de indemnización de perjuicios basada en la Ley 19496, que establece las normas sobre Protección de los Derechos de los Consumidores, que concede competencia al Juez de Policía Local para conocer de estos hechos, como lo dispone expresamente el Título IV, artículo 50 de la ley, norma que, asimismo, contiene una serie de disposiciones aplicables expresamente al caso de autos y que dan contenido a la competencia atribuid a, como son los artículos 1, 2, 3 el 15 y 24; el Decreto Ley N° 3.607, Decreto Supremo N° 1.773 del Ministerio del Interior, Decreto Supremo N° 93 del Ministerio de Defensa, que aprobó el reglamento al artículo 5 bis del Reglamento al Decreto Ley N° 3.607, Ley N° 19.303, Decreto Supremo N° 1.772, entre otros, todas disposiciones jurídicas que fueron vulneradas por el actuar y proceder de Falabella.

Agrega que el fallo en su parte resolutiva declara: "Cuarto: que no se da lugar a la indemnización pedida por concepto de daño emergente" y expone que al Sr. Villar le sucedieron, como consecuencia directa o inmediata de lo expuesto en la denuncia una serie de situaciones que le sucedieron, tales como que los 26 trabajadores en total que tenía en ese momento comenzaron a llamarlo para saber si podían o no utilizar los billetes con que se les había pagado sus remuneraciones.

Al suceder los hechos descritos se encontraban realizando faenas para la empresa constructora Independencia Ltda., construyendo 71 viviendas en la ciudad de Curicó, y que sus trabajadores abandonaron la obra, pues el dinero con el que se les había pagado su salario estimaban que era falso, y su jefe había sido detenido por tal motivo, solicitándole que les cambiaran todos los billetes que habían recibido como concepto de remuneración y que él necesitaba que estos volvieran al trabajo de inmediato, lo cual no sucedió.

Tal situación dio como resultado el incimplimiento de la obra, la pérdida del trabajo de la empresa que contrataba sus servicios como contratista.

Además, el denunciante agrega que en los meses anteriores a los hechos tenía una media de 40 a 50 trabajadores, que estaba al día en el pago de sus cotizaciones previsionales y que con posterioridad a los hechos descritos, dichas cotizaciones sólo habían sido declaradas y no pagadas, pues el denunciante no pudo dar cumplimiento a sus contratos de obras y en las casas comerciales de Curicó no le querían vender, pues todas las cajeras de las casas comerciales lo identificaban y como consecuencia de lo sucedido, no pudo cumplir con sus compromisos de pagos financieros, pues toda la comunidad se enteró de los hechos ya que la radio difundió la noticia y que la televisión regional hizo lo mismo.

Respecto al daño emergente solicitado, y que comprende las pérdidas y disminu ciones reales y efectivamente daños sufridos en el patrimonio de la demandante y su entorno, como consecuencia del actuar ilícito de Falabella, lo que le ha causado empobrecimiento y menoscabo, razón por la cual la sentencia debiera indemnizarlo en la suma de $35.000.0000.

Que en relación a la prueba rendida y que tiene atingencia con el daño emergente, expresa que rindió las pruebas que le permiten acreditar el daño sufrido por su mandante, quedando entregado a la sana critica del sentenciador su monto, señalando que sus testigos no tienen la condición de peritos contables que puedan declarar sobre su cuantía, sino que sólo deben declarar sobre los hechos sucedidos y los daños que estos ocasionaron al demandante, como concepto genérico pero no cuantificarlos, ya que cualquier cuantificación puede ser objetada por carecer los testigos de conocimiento, siendo el tribunal el llamado a la apreciación y cuantificación, de acuerdo a la sana crítica, en base a las pruebas y elementos aportados.

Se refiere el mandante a continuación a la prueba testimonial rendida, pero de la lectura de ésta se desprende que los testigos no son presenciales, sino que se limitan a comentar lo que sucedió y sus impresiones sobre la detención del Sr. Villar.

Que respecto de la prueba documental rendida y que se tuvo por no objetada, señala que era una persona joven con trabajo, con muchos trabajadores a su cargo, con crédito y prestigio en distintas casas comerciales y que no tenía ningún incumplimiento.
Pero al no cumplir con sus obligaciones terminó en el cementerio de Rauco pintando lápidas, para estar hasta el día de hoy con deudas por lo sucedido.

Respecto de la prueba documental rendida, el demandante acompaña certificados emitidos por la AFP Santa Respecto de la prueba documental rendida, el demandante acompaña certificados emitidos por la AFP Santa María que indica que no posee deudas declaradas hasta antes de los hechos denunciados; copias de planilla de pagos y declaración de cotizaciones previsionales en que aparece el demandante como empleador y que acreditan la cantidad de trabajadores que éste tenía, y que según el demandante la indemnización pedida por daño emergente es evidente y se acredita con las pruebas expuestas, ya que este daño es todo menoscabo que experimenta un individuo en su persona y bienes, la pérdida de un beneficio de índole material o moral, de orden patrimonial o extrapatrimonial por lo que estima que debe indemnizársele en la suma de $35.000.000.- por concepto de daño emergente.

En cuanto al lucro cesante lo define el demandante, que es la pérdida de su trabajo, de ingresos y ganancias, de sus beneficios esperados que habría podido percibir e incorporar a su patrimonio de no haberse producido los hechos ya descritos, razón por la cual demanda éste en la suma de $30.000.000.- y que de acuerdo a la prueba rendida, según el abogado del demandante, causa agravio a su representado que el sentenciador habiendo apreciado la prueba de acuerdo a la sana critica, ha considerado éste en un monto ínfimo.

Al respecto expresa que acredita la situación que se produjo al denunciante: a fojas 85 la AFP Santa María certifica que al 12 de octubre del 2000 no registra deuda declarada con esa institución.

Sin embargo, a fojas 139 rola carta aviso de la AFP Summa Bansander que notifica al actor por deudas derivadas de imposiciones declaradas y no pagadas.

También rola un detalle de deudas del actor con el INP, carta aviso de AFP Provida que recuerda al actor que en el período de pago octubre 2000 declaró y no cotizó cotizaciones de sus trabajadores y a fojas 153 la misma Administradora certifica que el actor adeuda cotizaciones previsionales que debieron haberse pagado en septiembre de 2000; a fojas 154 rola aviso de cobranza Sodimac S.A. que comunica al actor que registra deudas, por lo que le causa agravio al demandante la sentencia que al apreciar los antecedentes enunciados y prueba del proceso en conformidad a las normas de la sana critica establece a titulo de indemnización por concepto de lucro cesante la suma de $3.000.000.- por lo que también apela en ese aspecto, y en relación al daño moral reconocido por el Tribunal que señala que: "como consecuencia de la comisión de la contravención descrita en acápites precedentes de este fallo, estima que a resultas de incurrir en la contravención señalada precedentemente, el demandado ha conculcado derechos al demandante, entre otros, su dignidad personal, su tranquilidad de espíritu, su honor, su libertad personal.

Para quien resuelve, es evidente que la acusación efectuada al actor por parte de la demandada, fue infundada y ella le valió ser partícipe en todas las circunstancias desagradables para cualquier persona relatadas a l resolver la parte infraccional de esa causa".

Sin embargo, según el demandante, lo agravia, pues regula este daño moral en la suma de tan sólo $5.000.000.-, solicitando éste se acoja la demanda en este aspecto por la suma de $125.000.000.-

II.- En cuanto a la apelación de la Sociedad Anónima Comercial industrial Falabella solicita a esta corte revoque la sentencia y enmienda conforme a derecho, no dando lugar a la denuncia demanda civil de autos, ya que el personal de vigilancia infraccional y de la multitienda cuando sucedieron los hechos que se han relatado concurrencia y presencia de Carabineros para que esta solicitó la autoridad policial determinara el procedimiento correspondiente y resolviera conforme a sus exclusivas facultades, y en el presente caso no existe documento alguno o acta de entrega de detenidos extendida y menos firmada por Falabella.

Que la decisión de detener al Sr. Villar en forma exclusiva y responsable por los funcionarios de fue adoptada hora, y rabineros concurrentes en esa oportunidad, a esa fecha y Ca que una vez que Carabineros determinó la detención del Sr. Villar inició un procedimiento de rigor y desde ese momento concluyó la actuación de personal de Falabella y su responsabilidad respecto a los hechos.

Así, Carabineros procedió a esposar al detenido para trasladarlo a la Comisarla respectiva y que el procedimiento de éstos es de su responsabilidad, y que Falabella sólo dio cumplimento a la exclusiva 19496 normativa legal imperativa que señala el artículo 15 de la Ley sobre normas de protección al consumidor y que dicha norma legal señala que en caso que sorprenda a un consumidor en la comisión señala que eleados del flagrante de un delito, los gerentes, funcionarios o empleados del establecimiento se limitarán, bajo su responsabilidad, a poner sin demora al presunto infractor a disposición de las autoridades competentes.

Agrega que frente a la sospecha de la comisión de un delito se Carabineros para aclarar el hecho y si ellos estimaban Agrega que frente a la sospecha de la comisión de un delito se Carabineros para aclarar el hecho y si ellos estimaban procedente detener al denunciante, y fue precisamente lo lo que ocurrió y que la dignidad y derechos del denunciante fueron debidamente respetados por Falabella y su personal, y si algún atropello se causó es imputable exclusivamente a carabineros.

Con respecto a la demanda civil de indemnización de perjuicios señala que la sentencia apelada es totalmente desproporcionada pues el lucro cesante no existe en el caso de autos, toda vez que la prueba rendida no se deduce daño alguno por este concepto.

Señala que no ha existido daño emergente, lucro cesante ni daño moral, y que si alguno ha existido debe dirigirse su cobro en contra de Carabineros, quienes son los únicos que con su actuar habrían podido producir algún daño al demandante por infracción por no respetar su dignidad y sus derechos.

Por lo expuesto solicita se enmiende conforme a derecho la sentencia definitiva dictada por el Primer Juzgado de Policía Local de Curicó, declarando que no se hace lugar a la denuncia infraccional, así como tampoco, ni consecuencialmente, a la indemnización de perjuicios de autos, todo en ello con expresa condenación en costas.

CON LO RELACIONADO Y CONSIDERANDO

Primero: Que es un hecho reconocido por las partes en conflicto Falabella como demandada y don Oscar Villar Stitchkin como demandante; que el día 7 de octubre de 2000 pasadas las 10:00 hrs. de la mañana el Sr. Villar y su madre concurrieron a la tienda Falabella Curicó, que éste compró una polera pagando por ella la suma de $6.555.-; que se le imputó al demandante por parte de Falabella Curicó el haber pagado con billetes de $500.- los cuales eran falsos.

Que esta determinación se hizo a simple vista y que como consecuencia de ello el Sr. Villar fue esposado y detenido por Carabineros, llevado a la Comisaría, donde se examinaron los billetes y fue dejado en libertad el mismo día.

Segundo: Que con su actuar Falabella quebrantó el artículo 15 de la Ley 19496, norma sobre protección al consumidor, ocasionándole un daño moral por esta actuación.

Tercero: Que apreciada la prueba de acuerdo a las normas de la sana crítica no está determinado ni cuantificado el perjuicio por concepto de daño emergente, ya que los testigos que declaran son vagos e imprecisos y no presenciaron los hechos, sino que declaran sobre apreciaciones subjetivas respecto de lo ocurrido por el Sr.
Villar.

Cuarto: Que apreciada la prueba documental conforme a las reglas de la sana critica, no es posible determinar que haya sufrido un daño por concepto de lucro cesante, ya que la pérdida de ingresos a futuro de un contratista no puede cuantificarse por ser la construcción, como todos los trabajos independientes de un carácter aleatorio y que no es posible estimar que por el hecho de haber pagado con supuestos billetes falsos, situación que el mismo día se aclaró, haya sufrido un grave perjuicio por este concepto, por lo que la sentencia de esta Corte confirmará lo determinado por la de primera instancia, en el sentido de no dar lugar a la indemnización por daño emergente, y revocar lo que debe pagarse por el demandado por concepto de lucro cesante.

Sin embargo, se estima que debe aumentarse de $5.000.000.- a $10.000.000.- la indemnización por concepto de daño moral.

Atendido lo expuesto y lo dispuesto en los artículos 2314 y siguientes del Código Civil, Ley 18297 artículos 1, 2, 15, 24, 50 y 61 de la Ley 19496 y artículo 189 del Código de Procedimiento Civil, se declara que SE CONFIRMA la sentencia apelada, en lo que dice relación con el rubro de indemnización por daño moral, aumentándose éste de $5.000.000.- a $10.000.000.-, reajustada esta suma en el cien por ciento del alza que experimente el índice de precios al consumidor desde la fecha de comisión de la contravención a la de su efectivo pago, más intereses legales calculados desde esa misma fecha; y se confirma lo dictaminado por el juez de primer grado, respecto del daño emergente y la multa impuesta.

Que se revoca la indemnización por concepto de lucro cesante, y no se condena al pago de las costas de la causa a la Sociedad Anónima Comercial e Industrial Falabella, por no haber sido totalmente vencida.

Redacción del Abogado Integrante don Roberto Salazar Muñoz

Regístrese y devuélvase con su agregado.

Rol N° 66879-2004.



Participar en el Foro
 1..1 de 1 Opiniones

  1. marceloaguilera » marcelo_aguilera36hotmai13:04 Horas, 7/7/2010


    que bien que alla ganado ese juicio, y que este a favor de nosotros los pobres que necesitamos de un abogado haci


Página [1]
SEO Posicionamiento Web ChileHosting Chilerie.cl